Pobladores del municipio de Ixtacamaxtitlán, Puebla, exigieron al Alcalde Eleazar Hernández Arroyo, negar los permisos a la minera canadiense Almaden Minerals, la cual planea abrir un tajo del tamaño de 140 estadios de futbol para sacar oro y plata de sus tierras.

De continuar el proyecto minero en esa región la contaminación sería letal y abarcaría gran parte del territorio poblano, denunciaron los habitantes durante una caravana realizada este fin de semana. 

Las empresas canadienses operan el 65 por ciento de los proyectos mineros en México. En 37 de los casos en que las mineras han dañado comunidades en América Latina, 19 han ocurrido en territorio mexicano, incluyendo tres asesinatos y amenazas a ejidatarios, de acuerdo con el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina. 

______________________________________________________________________________________________________________________________

 Campesinos y ejidatarios del municipio de Ixtacamaxtitlán, Puebla, exigieron al Alcalde priista Eleazar Hernández Arroyo, negar los permisos a la minera canadiense Almaden Minerals, la cual planea abrir un tajo del tamaño de 140 estadios de futbol para sacar oro y plata de sus tierras.

A nombre de las organizaciones campesinas e indígenas de Puebla, Daniel Zúñiga Maldonado, Vocero de la Comisión Ejecutiva de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional, expresó su rechazo a la instalación de la minera y todas sus filiales en el estado y acusó que más de la mitad del territorio nacional ha sido concesionado a esa empresa extranjera.

De acuerdo con los pobladores, en el municipio de Ixtacamaxtitlan nace el río Apulco que recorre la sierra norte y nororiental que pasa por Cuetzalan hasta desembocar al mar; es decir, la contaminación sería letal y abarcaría gran parte del territorio poblano.

“No a la mina, si a la vida. No a la privatización del agua y al despojo del territorio, no a la violación de derechos humanos como el acceso humano al agua y el derecho a una vida sana”, afirmó Daniel Zúñiga Maldonado durante una caravana realizada este fin de semana.

La minera Almaden Minerals necesita obtener el permiso de uso de suelo para explotar los depósitos de oro y plata de Ixtacamaxtitlán, para lo cual necesita del permiso del Alcalde Eleazar Hernández.

De acuerdo con reportes de la prensa local, durante la caravana los pobladores de este municipio denunciaron los abusos a los derechos de la salud, agua y un medio ambiente sano, así como a la consulta previa sobre el destino de esta región que el Gobierno mexicano está obligado a cuidar.

La caravana para exigir al Alcalde de Ixtacamaxtitlan negar los permisos a la minera Almaden Minerals. Foto: Facebook Comite Solidaridad Sierra Norte de Puebla.

La minera Almaden Minerals necesita obtener el permiso de uso de suelo para explotar los depósitos de oro y plata de Ixtacamaxtitlán, para lo cual necesita del permiso del Alcalde Eleazar Hernández. Foto: Facebook Comite Solidaridad Sierra Norte de Puebla

En diciembre pasado, un grupo de pobladores de la comunidad de Ixtacamaxtitlán, acompañados de activistas, visitó Canadá para instar al Gobierno de ese país y a los inversionistas a prevenir más violaciones de derechos humanos y daños ambientales asociados con un proyecto que se desarrolla en la región ubicada en Puebla, instaurado por la compañía Almaden Minerals.

“Nunca preguntan si las poblaciones quieren concesiones y menos si quieren los megaproyectos que benefician poco y por poco tiempo a las poblaciones. Quienes realmente se benefician de estos proyectos ni siquiera habitan en la comunidad. Los costos son mayores para las comunidades. Lo que vemos con las reformas estructurales es que les están abriendo las puertas y eso implica violar los derechos de las comunidades”, dijo en esa ocasión a SinEmbargo Alejandro Marreros Lobato, miembro de la Unión de Ejidos y Comunidades en Defensa de la Tierra, el Agua y la Vida, que lucha contra una mina canadiense en Ixtacamaxtitlán, Puebla.

ABUSOS DE MINERAS CANADIENSES

Comunidades de México, Centroamérica y África han sido víctimas durante años tanto de la violación de derechos humanos de mineras canadienses como de la debilidad de sus gobiernos locales para ponerles freno ante la falta de control por parte del propio Canadá, un país con reputación de benevolente, han reiterado informes de organizaciones civiles y textos de la prensa extranjera.

En el caso de México, del total de los proyectos mineros, las empresas canadienses operan 65 por ciento o más de 850 proyectos que se encuentran en fase de exploración, desarrollo y explotación, de acuerdo con la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA).

En 37 de los casos en que 17 mineras han dañado comunidades en América Latina, 19 han ocurrido en territorio mexicano, incluyendo tres asesinatos y amenazas a ejidatarios, de acuerdo con el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina. En Chicomuselo, Chiapas, fue asesinado Mariano Abarca por oponerse a una empresa minera canadiense.

Entre las compañías que violan el derecho al territorio, a la propiedad, al medio ambiente sano, a la participación, a la consulta y el consentimiento, a la legalidad y seguridad jurídica destacan Metallica Resources en San Luis Potosí; Minefinders en Chihuahua; Alamos Gold en Sonora; Linea Gold Corp en Chiapas y Oaxaca; Gold Group en Veracruz; Almaden Minerals en Puebla; Excellon en Durango; y First Majestic Silver Corp en Coahuila y Zacatecas.

Las operaciones de las mineras canadienses están teniendo serias repercusiones ambientales y sociales en México, este lunes se dio a conocer que en Durango, la minera San Dimas vertió 200 litros de solución cianurada en el río Piaxtla a causa de un descuido en el cierre de la válvula de una pipa que transportaba el remanente.

Organizaciones exigieron una valoración real de los impactos ambientales que la minera ocasionó en el territorio y urgieron a tomar medidas, ya que, señalaron, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) se limitó a informar de la “muerte de un número indeterminado de peces”.

La Caravana por la Vida y contra la mina realizada en Ixtacamaxtitlán, Puebla. Foto: Twitter @ProjectPODER

–Con información de Dulce Olvera e Ivette Lira