CIUDAD DE MEXICO 

Algo en sus venas de instructor sí debe tener Aurelio Nuño Mayer, titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), pues desde que arribó a dicho puesto no se ha pasado sino explicando el qué y el cómo de la Reforma Educativa, usando como escenarios de forma prioritario, el centro de los patios de escuelas primarias de cualquier punto del país que usted amable lector quiera imaginar; en medio de niños mal dormidos e igual con frío o con calor y que las más de las veces la calidad de las telas de sus uniformes contrastan al máximo con las de los trajes del encargo de los temas de la educación en el país, incluso el capital humano y económico, lo que en últimas fechas sobre todo ha quedado más que claro.

Nuño Mayer fue coordinador de Difusión y Mercadotecnia durante la campaña del candidato priista Enrique Peña Nieto a la Presidencia en 2012, luego durante la transición entre la Administración de Felipe Calderón y Peña, se le nombró coordinador de Educación y ya en Los Pinos, el presidente lo designó  Jefe de Oficina de la Presidencia.  En agosto de 2015, tras la salida de Emilio Chuayffet de la cartera de Educación –por sus malas artes para negociar–,  Peña Nieto nombró a Nuño como titular de la SEP y de ahí hasta ahora cada que tiene una exposición mediática intenta explicar algo de la Reforma Educativa, aunque no sea acorde ni el foro, ni el momento político. 

Lo primero que intentó Nuño exponer fue las bondades de la Reforma Educativa –insisto, en patios de primaria.  Lo importante era placear al secretario empezando la semana en los medios de comunicación.

Después Nuño, el explicador, semana a semana nos instruyó con la sentencia de que la evaluación a maestros no era un castigo para los mismos, sino un medio para elevar el nivel educativo del país, aunque de por medio, también se advertía que quien no cumpliera con la prueba, sería despedido.

Ante las manifestaciones de los mentores por sus desacuerdos con la Reforma Educativa, no sólo del magisterio disidente; Nuño, el explicador, intentó exponer cómo es que los profesores se harían acreedores a descuentos al faltar a sus aulas de clase, incluso hasta el despido; incluso nos dio números en pesos y centavos.

El explicador y titular de la SEP, llegó a ostentar incluso que estaban rompiendo barreras y progresaban en la aceptación de la Reforma Educativa, justo cuando el rechazo organizado empezaba a efervescer.

En tanto las vocacionales del Instituto Politécnico Nacional (IPN), resolvieron irse a paro por exigencias generales e internas de cada plantel, y en el curso solicitar un diálogo con el titular de la SEP, este explicó que primero habría que levantar el paro y luego entonces se daría el diálogo.  Hasta que claro, el asunto se dirimió de forma extraña entre esperas y pláticas inconexas.

El explicador, ahora se encuentra en la tónica de seguir instruyendo a propios y extraños de las bondades de la Reforma educativa, en  los momentos que el movimiento magisterial no encuentra eco en los diálogos y muchos de ellos creen que es el momento del “todo o nada”.

 

Acta Divina… Sin marcha atrás, la Reforma Educativa: Enrique Peña Nieto, presidente de México y Aurelio Nuño Mayer, secretario de la SEP.

 

Para advertir…  El explicador de la SEP, es mal vendedor y negociador.

 

actapublica@gmail.com