Osorio: se trata de que ni siquiera el más fuerte pueda actuar con impunidad.

_________________________________________________________________________________________________________________________________

Minutos después de la medianoche y luego del malletazo para la implementación total del nuevo sistema de justicia penal en México, el presidente Enrique Peña Nieto reconoció que éste se elaboró para sustituir un modelo que, con el paso del tiempo, mostró claros signos de agotamiento (…) ante el aumento de la violencia e inseguridad en la primera década de este siglo.

Queda claro, dijo, que “los cambios estructurales que requiere México sólo pueden concretarse con una auténtica visión de Estado, viendo más allá de diferencias políticas, calendarios electorales y periodos de gobierno’’.

El presidente Peña reconoció a la sociedad civil porque al alzar su voz con vigor y ánimo en proporcionesnunca antes vistas generó un cambio cualitativo en materia de justicia.

Todos somos corresponsables del éxito del nuevo sistema, que requerirá un proceso para corregir fallas y superar desafíos, dijo.

Hoy, aseguró Peña, se da un paso histórico, es la transformación jurídica más trascendente de los últimos 100 años, para brindar a la sociedad una justicia más cercana, transparente y eficaz.

En el nuevo modelo, indicó, se han invertido 21 mil millones de pesos en ocho años, 89 por ciento ejercidos en esta administración.

Para normarlo se crearon y reformaron 21 leyes federales o nacionales y se modificaron más de 350 leyes locales.

En un documento sobre los contenidos del nuevo sistema de justicia penal elaborado por la Presidencia, se identifican nueve retos, entre estos: mejorar la infraestructura y equipamiento de las instituciones. Igualmente se advierte que ante el cambio puede haber una percepción de impunidad, ante una disminución de encarcelamientos) y de mayor delincuencia, debido a la existencia de más denuncias; también baja en cifra negra y apariencia falsa de incremento en actividades delictivas.

Para consolidar el nuevo sistema, urgió Peña, se requerirá “de la voluntad, el compromiso y el trabajo del Estado mexicano en su conjunto’’, y pidió a todos los involucrados mantener como prioridad nacional la causa justicia penal.

En la ceremonia se firmó un acuerdo entre los tres poderes de la Unión para la consolidación del sistema de justicia penal, y se canceló un timbre postal alusivo al nuevo mecanismo.

Como primer orador en el acto realizado en la explanada del Altar a la Patria, en Chapultepec, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que el objetivo del nuevo sistema de justicia penal es combatir la impunidad, castigar a los culpables y proteger a las víctimas. Igualmente, resolver en el marco de la ley y nunca fuera del margen del derecho.

Se trata de cuando alguien sufra un delito, las instituciones respondan con resultados y diligencia. Se trata de que nadie, ni siquiera el más vulnerable, esté desprotegido, y nadie, ni siquiera el más fuerte, pueda actuar con impunidad, dijo.

NOTICIAS RELACIONADAS