¿Podría, un radical como Trump, vulnerar suelo mexicano? No, no por ahora, dicen observadores

01/29/2017 07:40

La relación entre Estados Unidos y México se ha vuelto áspera al cabo de la primera semana de Donald Trump en la Casa Blanca. Y la frontera compartida se ha vuelto el principal centro de debate, al tiempo que el tono del magnate hacia México desairó a quienes esperaban que bajara la tensión una vez que […]

La relación entre Estados Unidos y México se ha vuelto áspera al cabo de la primera semana de Donald Trump en la Casa Blanca. Y la frontera compartida se ha vuelto el principal centro de debate, al tiempo que el tono del magnate hacia México desairó a quienes esperaban que bajara la tensión una vez que llegara al poder. El miércoles, Trump firmó una orden para la construcción del muro fronterizo entre ambas naciones, y un día después, dijo sobre un encuentro con el Presidente Enrique Peña Nieto que no valdría la pena si México no está dispuesto a pagar por la obra. Finalmente, el mandatario mexicano anunció que no viajaría a los Estados Unidos. ¿Adónde irán las próximas acciones de Trump? Analistas en seguridad prevén escenarios. Si bien para algunos la vulnerabilidad de la frontera mexicana es algo remoto, para otros, no está descartada.

___________________________________________________________________________________________________________________

Donald Trump ha mantenido un tono hostil hacia México desde que inició campaña. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro

Ciudad de México, 26 de enero (SinEmbargo).- En su primera semana el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mandó a construir un controversial muro fronterizo; adelantó su intención de fijar un arancel del 20 por ciento a los productos procedentes de México para costear esa obra, y declaró que México debe tratar a Estados Unidos con respeto si quiere que las reuniones bilaterales sean fructíferas. Especialistas se mostraron conscientes de que el tono puede escalar y, en ese sentido, prevén distintos escenarios.

No hay razones para pensar que el territorio mexicano será amenazado por Trump. Sin embargo, ante las inminentes tensiones entre ambos países, diversos expertos ofrecieron su opinión sobre esta posibilidad.

En 1998, Caspar Weinberger, ex Secretario de la Defensa de los Estados Unidos, durante la administración de Ronald Reagan, junto al escritor Peter Schweizer, publicó el libro titulado The Next War (La siguiente guerra), en el que se plantea un escenario de intervención estadounidense en México para quitar un Gobierno sostenido por la corrupción.

El General Francisco Gallardo Rodríguez sostuvo que la vulnerabilidad de la frontera mexicana es una posibilidad.

“Está escrito en ese libro. Como posibilidad lo es. Estoy seguro de que es un escenario que cada día se hace más posible. [Durante la administración de Trump] vamos a ver situaciones muy delicadas y graves”, apuntó.

Durante su campaña, Donald Trump montó un discurso de criminalización a los mexicanos para justificar medidas de seguridad nacional, empezando por el reforzamiento de la seguridad en la frontera.

“Lo de vulnerar las fronteras del país en realidad no se ve muy claro que pueda suceder. Pero tampoco hay que descartarlo. Yo creo que no es sólo la personalidad de un racista misógino, loco, es toda una tendencia de un imperio que está dividido. En donde existen personas como él y personas que lo llevaron al poder”, opinó René Jiménez Ornelas, investigador y coordinador de la unidad de análisis sobre violencia social del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Por el contrario, Ernesto López Portillo, director del Instituto para la Seguridad y la Democracia A.C, apuntó que no era posible hablar de una amenaza semejante con el poco tiempo que Trump lleva en su cargo.

Asimismo, Alejandro Hope, analista en seguridad, apuntó que en el supuesto escenario de que Estados Unidos pretendiese vulnerar un país optaría por otros caminos antes de violar una frontera.

“No creo que llegue eso, por lo menos en el corto plazo. Tienen muchos instrumentos antes de eso. Se van por varias vías. Tienen una parte de inteligencia muy amplia, pueden hackear el mundo, pueden hacer ciberataques, pueden hacer muchas cosas antes de llegar a eso”, dijo Hope.

UN MURO ENTRE DOS PAÍSES

Peña Nieto pretende construir un muro entre ambos países. Foto: Nacho Ruiíz, Cuartoscuro

El 25 de enero, el Presidente Trump ordenó la creación de un muro en la frontera. Una obra que no disminuirá las causas de la migración ni el tráfico de drogas.

Alejandro Hope apuntó que el muro no servirá para detener el trasiego de estupefacientes.

“El muro es simbólico. La mayor parte del tráfico de drogas se mezcla con el comercio lícito. Es decir, no pasa entre los puertos de entrada, sino en los puertos de entrada”, dijo Hope.

El último informe de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), “Estimación de la Amenaza Nacional de las Drogas 2016”, apuntó la presencia de cinco cárteles mexicanos en Estados Unidos: el Cártel de Juárez, el Cártel del Golfo, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el Cártel de Sinaloa, Los Zetas y el Cártel de los Beltrán Leyva.

De la misma manera que las relaciones comerciales cambiarán, la de cooperación bilateral en materia de seguridad lo hará, advirtieron expertos.

Un encuentro entre Peña y Donald Trump previsto para el 30 de este mes fue cancelado. En la foto la visita de Trump el 31 de agosto al país. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro

Ernesto López Portillo dijo que lo único concreto hasta ahora es que Trump pretende cerrar sus fronteras.

“La relación bilateral ha pasado por etapas de más alejamiento y otras de mayor acercamiento. Podríamos decir que con Calderón fue cuando se dio el mayor intercambio de información entre ambos países. Con Peña se dio un alejamiento. Y con la llegada de Trump será mucho mayor”, dijo López.

La razón sería la falta de confianza por parte del Gobierno estadounidense en las instituciones mexicanas, agregó el especialista: “No puede haber colaboración sino hay confianza. El señor Trump no cree en los aparatos de inteligencia mexicanos”.

Del 2008 a la fecha, el Congreso estadounidense ha asignado al Plan Iniciativa Mérida 2.3 mil millones de dólares. El plan tiene por objeto colaborar en la lucha contra el crimen organizado.

El profesor Erubiel Tirado Cervantes, de la Universidad Iberoamericana, dijo que la cooperación binacional va de la mano con un trato respetuoso.

“Nuestra dependencia no es financiera [en materia de seguridad], de apoyo logístico, o de infraestructura. Mas bien dependemos porque hemos tenido una visión de colaboración conjunta. Si los dos no vamos en el mismo sentido, no va haber beneficios. La iniciativa Mérida representa una mínima parte de lo que se ha gastado en recursos propios”, dijo.

Especialistas no descartaron que las fronteras del país sean vulneradas. Foto: Alan Ortega, Cuartoscuro

El General Francisco Gallardo apuntó que los gobiernos federales han puesto al Ejército mexicano al servicio de los intereses de Estados Unidos.

Con el visto bueno del vecino del norte, las Fuerzas Armadas ha sido puestas a luchar contra los cárteles de las drogas. El 11 de diciembre del 2006, el ex Presidente Felipe Calderón envío al Ejército a Michoacán y así dio inicio la batalla en contra del crimen organizado. Diez años después, el derramamiento de sangre continúa.

Entre diciembre de 2006 y diciembre de 2015 fueron asesinadas 186 mil 297 personas, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

“Un país nunca deja de ser soberano, lo que cede son intereses. Pero en este caso concreto, sí se cedió a través de la Iniciativa Mérida, la Defensa Nacional”, dijo Gallardo.

En el rubro comercial la dependencia hacia Estados Unidos es grande. El 80 por ciento de las exportaciones de México están dirigidas hacia ese país, como también el 64 por ciento del comercio total se basa en la relación bilateral.

La dependencia de México a Estados Unidos ha dejado en interrogación la soberanía nacional, acusó Gallardo.

“En la forma en que Peña firmó el TPP; la iniciativa Mérida que firmó Calderón; el Aspan que firmó Fox, y el Tratado de Libre Comercio, Salinas; se ha sometido la soberanía mexicana a los intereses de los Estados Unidos”, dijo el General.

Desde su perspectiva, los recientes hechos podrían obligar al Gobierno mexicano a recuperar sus intereses.

Como Presidente, Trump ha sacado ya a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) y ha reiterado su intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Esta política de Trump permitió que la clase política se movilice y que por primera vez rinda cuentas ante la nación mexicana de la irresponsabilidad histórica en la que se ha manejo la política binacional con Estados Unidos”, dijo el General.

También te puede interesar

VER MÁS ACERCA DE: