Marchas  para exigir su aparición inmediata y con vida.

_____________________________________________________________________________________________________________________________
El martes 23 de enero, Marco Antonio Sánchez Flores, de 17 años de edad, fue detenido acusado por un presunto robo, por policías de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, quienes supuestamente lo trasladaron al Ministerio Público de Azcapotzalco, a donde el adolescente nunca llegó y desde entonces se encuentra desaparecido.

Testigos narraron que el joven se preparaba para tomarse una fotografía junto a un grafiti en la estación del Metrobús Rosario, cuando fue golpeado y detenido arbitrariamentepor cuatro policías que lo acusaron de robo.

Indicaron que los agentes lo esposaron y subieron a una patrulla y, presuntamente, fue trasladado al MP de la Coordinación Territorial de Azcapotzalco dos.

Horas más tarde, los padres del joven se presentaron en la citada agencia, donde les informaron que no llegó, porque los oficiales lo dejaron ir.

A partir de ese momento, el matrimonio no ha dejado de buscar a su único hijo, quien estudiaba en la preparatoria número ocho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Los padres exigen a las autoridades que obliguen a los uniformados a decir dónde está Marco Antonio, en qué lugar lo dejaron, porque según el amigo que lo acompañaba el día de la detención, el golpe que recibió en la cabeza lo derribó e inmovilizó, pese a ello los policías lo patearon, sometieron y subieron a la patrulla.

Tras la ausencia, los padres acudieron a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, la cual emitió medidas cautelares y ofreció acompañamiento a la familia.

Ayer, la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ-CDMX) informó que realiza la investigación para dar con el paradero de Marco Antonio. Asimismo, analiza las videograbaciones del C-5 y del sistema de transporte Metrobús con el fin de recabar elementos que permitan la ubicación del estudiante.

El Centro de Atención para Personas Extraviadas y Ausentes emitió un fotovolante.

Por su parte la SSP-CDMX informó que presentó ante la Fiscalía Antisecuestros de la PGJ a los elementos que tuvieron contacto con el adolescente al momento de su detención.

Ante la desaparición, se alzaron varias voces para exigir la presentación con vida de Marco Antonio. La UNAM demandó la presentación pública e inmediata del joven y expresó su enérgico rechazo por la detención arbitraria del alumno universitario.

Solicitó a las autoridades de la capital la investigación exhaustiva de los hechos; el deslinde de responsabilidades y aplicar castigo a quien resulte responsable.

Mientras, la Red por los Derechos de la Infancia expuso que las autoridades de la Ciudad de México negaron información a la familia del joven desaparecido sobre los policías que lo detuvieron, y señaló que resulta inaceptable la complicidad de los funcionarios que guardan silencio ante la gravedad del caso y se hacen coparticipes de una posible desaparición forzada.

CDHDF abre queja por desaparición de Marco Antonio Sánchez
Laura Gómez | La Jornada