Cuatro de los cinco detenidos por el asesinato fueron puestos en libertad, al comprobarse que no fueron ellos quienes dispararon durante el operativo.

________________________________________________________________________________________________________________________________

Peritaje realizado por la Fiscalía del Estado confirmó que fueron policías quienes masacraron a una familia el pasado 30 de noviembre en Temixco, Morelos, informó Víctor Javier Hernández Vela, abogado de las víctimas.

Tras casi siete horas de audiencia, cuatro de los cinco detenidos por policías de Morelos fueron puestos en libertad por órdenes de una juez de Control y Juicio Oral, luego de analizar las pruebas presentadas y acreditar que no fueron ellos quienes dispararon armas de fuegodurante el operativo.

El abogado dijo que quedó evidenciado, por un perito de la Fiscalía General del Estado (FGE), que la escena del crimen fue alterada.

De acuerdo con Hernández Vela, en la puesta a disposición de los detenidos, los policías indican que la madrugada del 30 de noviembre, mientras realizaban un operativo en el municipio de Temixco, elementos de la Comisión Estatal de Seguridad vieron a unas personas con armas de fuego que entraban en un domicilio, al que los policías se meten porque encontraron las puertas abiertas, pero la primera irregularidad -indica el abogado- es que, de acuerdo con el peritaje, las cerraduras de la casa fueron forzadas.

“Su perito en materia de criminalística refiere que hay forzadura de chapas, sobre todo que hay alteración de las evidencias, que hay huellas de saqueo, hurto, robo, pero sobre todo los dictámenes en materia de balística también fueron contundentes”, dijo.

Otro de los hechos que contradice la versión del comisionado estatal de seguridad, Alberto Capella, es que los detenidos en el operativo policiaco no dispararon armas de fuego, de acuerdo con las pruebas de rodizonato de sodio.

En la escena alterada fueron encontradas dos pistolas, una calibre 9 milímetros y otra calibre 38 súper, pero ninguno de los casquillos percutidos encontrados en la escena corresponde con la pistola 9 milímetros, que presuntamente tenía en posesión una de las mujeres asesinadas en el operativo, refirió.

“Lo que nos llama la atención ahí y lo que nosotros sí decimos es que como ciudadanos esto no podemos permitirlo, esto fue una ejecución, como ciudadanos sí tenemos que decirlo, en el baño están los casquillos 9 mm de cuatro armas disparadas, cuando el casquillo no puede botar muy lejos”, apuntó el abogado.


Las víctimas recibieron balazos en la cabeza

“Algunos tienen (balas) en el cráneo, eso también tendría que ser parte de la investigación que la Fiscalía debe hacer en contra de los policías; se encontró la huella de un policía distinto a los policías que dicen fueron y los policías que participaron en ese evento que dicen dispararon, sus armas no están disparadas, los casquillos no corresponden a esas armas y ellos salen negativos en rodizonato de sodio”, informó el abogado.

Pero una de las irregularidades más graves para la defensa es que algunas de las víctimas fueron localizadas refugiadas en el baño, con heridas de mecanismos de defensa y con lesiones de bala en la cabeza.

Las imágenes de los cuerpos no fueron presentadas en la audiencia, dijo el abogado, por respeto a los derechos humanos de las personas ejecutadas.

“Si las pudieran ver, se percatarían que las personas están refugiadas en la taza del baño, en la parte de la esquina, una de las señoras, el cuerpo b, supuestamente tiene una pistola en el glúteo, en la parte de la entrepierna, pero están cubriéndose, se ve que hay una de ellas que tiene lesiones de mecanismos de defensa, hay personas que sí tienen en cráneo, entonces no puede hablarse de un fuego cruzado cuando ellas están abajo y se ve que se agacharon para salvaguardarse de todo el ataque”, dijo.

Finalmente la Juez ordenó la libertad de los cuatro de los cinco detenidos, uno de ellos menor de edad, porque se comprobó, añadió el defensor, que se plantaron evidencias y se alteró la escena del crimen.

“Se está demostrando científicamente que plantaron evidencias, que quienes dispararon fueron los policías y sobre todo lo que se le decía al juez de control, ellos llegan hasta afuera de la cocina y de ahí empiezan a disparar, pero hay casquillos percutidos en el baño 9 mm que no pertenecen a las dos supuestas pistolas y hay .223 adentro de la casa, cuando no debería de haber, entonces sí es totalmente distinto a lo que nos dicen”, expresó.

Incluso, el dictamen del perito no pudo establecer la posición víctima-victimario, por la alteración de la escena.

(Información: Héctor Raúl González)