Data Cívica presentó este lunes una base de datos donde reconstruyen el nombre de 31 mil 969 personas desaparecidas que están en el Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas, con el objetivo de que las y los desaparecidos sean personas y no renglones.

_________________________________________________________________________________________________________________________________

Data Cívica presentó este lunes una base de datos donde reconstruyen el nombre de 31 mil 969 personas desaparecidas que están en el Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas, con el objetivo de que las y los desaparecidos sean personas y no renglones.

Data Cívica se dio a la tarea de reconstruir la base de datos del Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas del fuero común.

En la página personasdesaparecidas.org.mx, enlistó los nombres de 31 mil 968 personas no localizadas, quienes antes eran sólo renglones en la base de datos de la Secretaría de Gobernación.

En un comunicado, detalló que “para hacer esta reconstrucción hicimos miles de consultas automatizadas a la plataforma de consulta en línea del RNPED. Esta plataforma en línea permite buscar a las personas por atributos personales, nombre o apellido. Funciona de la siguiente forma: si buscas a alguien de apellido “González” la plataforma arroja todos los registros de alguien que tiene ese apellido, aunque no hay manera de saber los nombres completos de las personas que tienen de apellido materno o paterno “González”.

“Nosotros hicimos miles de búsquedas automatizadas, usando un diccionario de nombres comunes que construimos a partir de las bases públicas del padrón de beneficiarios del IMSS y de SEDESOL. Durante este proceso automatizado descargamos 17 mil 731 bases de datos de registros relacionados con cada nombre y apellido y luego reconstruimos los nombres completos de cada persona a partir del resto de información de cada renglón (estado, municipio, sexo, edad, etc). Para verificar la precisión de este ejercicio, después de asociar a cada individuo con un nombre, un apellido paterno y un apellido materno, buscamos sus nombres completos reconstruidos en la misma plataforma y comprobamos que estaba cada uno relacionado con un registro”, apuntó.

Destacó que “la gran importancia de haber identificado los nombres de los desaparecidos de fuero común está, en primer lugar, en colocar el foco en la búsqueda de justicia y verdad para las personas desaparecidas y sus familiares: un gobierno que trata a sus desaparecidos como renglones se niega a volver estas dos cosas su prioridad. Además, podremos cruzar el registro nacional oficial con la información de casos documentados por organizaciones locales, pudiendo entender mejor quiénes son las personas que están siendo excluidas del registro oficial, si comparten alguna característica relevante que expliquen su exclusión de éste o no y, en última instancia, tener una mejor idea de la magnitud del problema de desaparición en el país”.

Subrayó que “saber los nombres de nuestros desaparecidos nos permite dar seguimiento a los casos desde la sociedad civil, no dejando a las familias solas para hacer este trabajo; si sabemos quiénes son las y los que desaparecen, podremos saber si los retiran de la base y preguntar si se les quitó porque aparecieron vivos, porque aparecieron muertos o porque ya no se les considera desaparecidos… Es decir, podemos tener un nuevo registro nacional, pero de personas aparecidas, tanto vivas como muertas y escrutar más de cerca la manera en el que el gobierno los cuenta y los busca”.

De los 32,277 casos de desaparecidos en fuero común, sólo de 309 no se pudo establecer un nombre. Además, existen mil 25 casos del fuero federal. En total son más de 33 mil. Del total de desapariciones, 13 mil 486 ocurrieron en el sexenio de Felipe Calderón y siguen en el registro; mientras 18 mil 778 ocurrieron en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Dos casos de desaparecidos: