Por primera vez, un estudio científico ha encontrado un vínculo entre la testosterona y la inestabilidad en los mercados de cotización de valores bursátiles.

En los Estados Unidos de hoy, la mayoría de los profesionales del mercado de valores son hombres jóvenes y nuevas pruebas sugieren que la biología influye fuertemente en su comportamiento profesional.

De acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista INFORMS Science, esto podría ser un contribuyente importante a las fluctuaciones en el mercado, ya que los altos niveles de testosterona pueden hacer que estos agentes sobrestimen los valores de las acciones futuras y cambien su comportamiento comercial, dando lugar a burbujas de precios peligrosas y consecuentes ‘bajones’ en el precio de las acciones.

Amos Nadler, de la Ivey Business School de Western University, Peiran Jiao, de la Universidad de Oxford, Paul Zak y Veronika Alexander, del Centro de Investigación de la Universidad de Oxford, realizaron el estudio “The Bull of Wall Street: Análisis Experimental de la Testosterona y el Comercio de Activos”.

El estudio doble ciego incluyó a 140 hombres jóvenes, cada uno de los cuales recibió un gel tópico que contenía testosterona o un placebo, antes de participar en un mercado de activos experimental en el que pudieron publicar precios de pujas y solicitudes, así como comprar y vender productos financieros activos para ganar dinero real.

Los autores encontraron que entre los grupos que recibieron testosterona en relación con los que recibieron un placebo, se formaron burbujas de precios más grandes, los precios erróneos duraron más tiempo, la dinámica del mercado cambió para reflejar el aumento de las ofertas y el volumen de venta y su percepción del valor de una acción cambió el estudio.

Mientras que los agentes de bolsa que recibieron el placebo mostraron el comportamiento “comprar bajo para vender alto”, los que habían recibido testosterona se adhirieron a “comprar alto para vender más alto.”

“Esta investigación sugiere la necesidad de considerar las influencias hormonales en la toma de decisiones en entornos profesionales, porque los factores biológicos pueden exacerbar el riesgo sobre el capital”, dijo Nadler en un comunicado . “Tal vez la recomendación más simple es implementar períodos de ‘enfriamiento’ para interrumpir ciclos de retroalimentación excepcionalmente positivos y devolver el enfoque a las valoraciones fundamentales de los activos, para reducir la posibilidad de decisiones sesgadas”.

“Basándonos en nuestros hallazgos, los comerciantes profesionales, los avisos de inversión y los fondos de cobertura deben limitar el riesgo asumido por los comerciantes varones jóvenes”, continuó Nadler. “Este es el primer estudio que ha demostrado que la testosterona cambia la forma en que el cerebro calcula el valor y los beneficios en el mercado de valores y, por lo tanto, – la influencia neurológica de la testosterona hará que los comerciantes tomen decisiones subóptimas a menos que los sistemas impidan que ocurran”.

Fuente: Europa Press