CIUDAD DE MEXICO

Isidro Fabela, destacado internacionalista, nació en Atlacomulco, Estado de México. Brilló como secretario ‎de Relaciones Exteriores de Venustiano Carranza y fue autor de varias teorías sobre multilateralismo que hasta la fecha son clave para entender la historia del país en el terreno diplomático. Todo un hombre de Estado.

Las de autodeterminación y no intervención fueron producto de su experiencia para rechazar la intervención gabacha de 1914 en el puerto de Veracruz y defender la lucha de la República española. Valientemente, se opuso a obedecer órdenes del Interino Pablo González, después del asesinato de Carranza.

Hizo frente a las presiones del poderoso empresario y terrateniente gringo Charles Stillman, con motivo de la expulsión de los diplomáticos inglés y belga, Lyonel Cordan y Paul Hay, por brindar apoyo al gobierno del felón Victoriano Huerta.

‎Fue condiscípulo de Antonio Caso, José Clemente Orozco, Alfonso Reyes y José Vasconcelos. Miembro destacado del “Ateneo de la Juventud”; lingüista, escritor, profesor universitario. Oficial Mayor del gobierno villista de Abraham González, en Chihuahua.

Llegó a gobernar el Estado de México, gracias a la ayuda del diputado local Gregorio Velázquez, hermano de Fidel, quien se opuso a los deseos presidenciales y reformó la Constitución local para que pudiera sustituir a Alfredo Zárate Albarrán‎, gobernador asesinado en un cortijo charro por el hijo de Pascual Ortiz Rubio, El Nopalito. A partir de ahí, la vida de Fabela dio el gran viraje.

 

Fabela “abrió las puertas a la simulación democrática”

 

Incorporó a su gobierno a Adolfo López Mateos, a Mario Colín y a su sobrino Alfredo del Mazo Vélez. Al mismo tiempo que estimuló al “hábil político y querido amigo”, Carlos Hank González, para fundar el Grupo Atlacomulco, bautizado así en honor al pueblo donde vio sus primeras luces el gobernador Fabela.

A decir de estudiosos del tema, “Fabela abrió las puertas mexiquenses a la simulación democrática, afianzó los puentes de la imposición familiar y transformó la entidad en… una corte real moderna… dio paso a una nueva clase, el Grupo Atlacomulco, que llegaría a controlar la política nacional”. Fabela fue un joven brillante que se transformó en un viejo desatado y cebollón.

En base a relatos aparecidos en su libro autobiográfico Pueblecito mío, producto de sus constantes viajes a lo que hoy conocemos como Atracomulco –fama más que bien ganada–, se desprende que el encuentro entre Fabela y Hank fue casual. A raíz de un “aventón” que le dio al pobretón en su automóvil se produjo una chispa, un “flashazo a primera vista”‎, que cambió la vida del profesor rural, oriundo de Santiago Tianguistenco.

Todos los desmanes y desvaríos acontecidos en la Mansión del Risco, en San Ángel, propiedad de Fabela, que cuentan del aprovechamiento de sus debilidades personales por un grupo de jóvenes políticos trepadores, han sido recogidos en libros y obras cinematográficas como El Topo, que le costó el destierro al cineasta argentino Alejandro Jodorowsky.

 

El ascenso meteórico de Carlos Hank González

 

‎A partir de ahí, se explica el ascenso meteórico de Carlos Hank González, sus alianzas con los mayores grupos económicos y financieros y la consolidación de una dinastía impune e inmune que ha sido, junto con la de Olegario Vázquez Raña, la más favorecida por el sistema político mexicano.

Han extendido su poder a los sectores hotelero, energético y de infraestructura, en base a proyectos producto de concesiones y favores del gobierno. Olegario, empresario quebrado, a punto del suicidio en 1999, conoció en la campaña de Fox a Marta Sahagún y comenzó una expansión voraz.

Cuando Olegario compró Excélsior, desde Los Pinos se le condonaron las enormes deudas que tenía el rotativo con el SAT, el IMSS y el Infonavit. Ahora, coloca paquetes de cientos de millones de dólares para agigantar las deudas estatales y municipales. Pareciera que es un gran “lavador”, no sólo de la Sahagún, incluso podría serlo del cartel gallego que opera en México.

Existen versiones que indican que, al mismo tiempo que fue propietario de la cadena de hospitales Ángeles”, obtuvo el favor foxista para presidir la Cruz Roja mexicana y operar, en circuito libre, un tráfico espeluznante de órganos humanos. Aunque no se ha podido comprobar, es posible, tomando en cuenta sus méritos en campaña y antecedentes personales.

 

La mitad de las deudas de los estados con los Hank

 

Las familias dinásticas son insaciables, adictas a la corrupción sin freno. Un estudio serio de la Organización Proyecto Poder revela que el 37% de la deuda del gobierno federal, de estados y municipios, tiene como acreedor a una sola familia: los herederos de Hank González. Las entidades le deben un total de 206 mil 690 millones de pesos.

Una cantidad francamente demoníaca, que también sale de nuestros bolsillos, secos, volteados y perseguidos por fruncionarios hacendarios que en la práctica operan como tapaderas de los poderosos y validos.

A través de los Grupos Interacciones y Banorte, el primero, propiedad de Carlos Hank Rhon (el hijo de El Profesor), y el segundo, del nieto Carlos, controlan el 45% de la deuda de estados y municipios y, en breve, la de organismos descentralizados y desconcentrados, como Pemex y la CFE, una vez que se la puedan arrebatar a BBVA.

 

Peña Nieto les “ayudó” a recuperar sus préstamos

 

Gracias a que Carlos Hank Rhon se hizo a un lado en el 2005 para dejar pasar fluidamente la candidatura priísta de Peña Nieto al sillón del Palacio de Gobierno de Toluca, se explica que, ya como Presidente, el agradecido muchacho de Atracomulco haya expedido la Ley de Disciplina Financiera en este 2016 para…

… permitir a estados y municipios pagar la deuda obtenida de manera esquizofrénica con recursos federales, lo que significa la cobertura federal sobre los créditos de entidades y municipios. Todo, con recursos que dejan de invertirse en obra pública, salud, educación e ingentes necesidades de la población.

 

Descastados que abusan y masacran a los mexicanos

 

La empresa Higa, que a estas alturas ya debe ser propiedad total del autollamado Presidente Peña Nieto, y las familias Hank y Vázquez Raña, forman parte de nuestras mayores desgracias, frustraciones y encabronamientos como pueblo.‎ Retratan la infamia, la sevicia y la rapiña de un grupito de descastados que abusan y masacran.

‎¿Y así quiere Peña Nieto hacernos creer que” la corrupción es un fenómeno cultural”? ¿Así quiere demostrar que “va a apretar las tuercas ” y echar a andar un Sistema Nacional Anticorrupción? ¿ Con ese descaro es capaz de preguntarse quién falló el 5 de junio?

¿Así piensa salvarse del escarnio público y de la justicia no sólo por la corrupción, ahora también por represor?

Le falta muy poco para comprobarlo.

 

 

Índice Flamígero: Y allá en tierras mexiquenses, la población está al borde del levantamiento social. Habitantes de municipios como Tenango, Tenancingo y, entre otros, Malinalco son ahora mismo víctimas de un asqueroso fraude perpetrado por empleados de la Comisión Federal de Electricidad –o puede ser que de la propia CFE, a cuyo mando está el taxista Enrique Ochoa Reza. Sucede que, en primer lugar, está cobrando tarifas residenciales a quienes viven en zonas rurales. Luego, han puesto los nuevos medidores en los postes de energía eléctrica, lo cual provoca que, estando los transformadores en los mismos, los dígitos den vuelta a lo loco. A no pocos campesinos y peones de la zona les han llegado recibos por 7, 9 y hasta 10 mil pesos. Quienes tienen casas de campo que utilizan sólo los fines de semana, les han “caído” hasta con 20 mil. Lo peor no es eso, siquiera. Ahora resulta que estos usuarios del servicio eléctrico “han estado defraudando” a la dizque “empresa de clase mundial” y les fincan cobros por, mínimo, 10 bimestres atrasados. Así, en el extremo, el cliente que, según sus cálculos –recuérdese que los medidores están en los mismos postes donde están los transformadores– les adeuda un bimestre de 20 mil, tiene que pagar 200 mil para no perder el servicio. Lo raro es que en la página web de la Comisión las cuentas están al corriente y los adeudos a la fecha son por 1 mil y pico de pesos. Ya han lapidado camiones del monopolio distribuidor. Uno estuvo a punto de ser incendiado. ¿De quién es el “bisne”? ¿De los trabajadores? ¿De Ochoa Reza? Averigüelo, Vargas.

 

 

http://www.indicepolitico.com / pacorodriguez@journalist.com / @pacorodriguez