Marco Antonio del Toro impugnó lo establecido por un juez, tras la petición de PGR para restringir visitas y comunicaciones de Gordillo. Indica que ella no quiere involucrarse en el proceso electoral, aunque pudiera hacer un pronunciamiento al respecto.

____________________________________________________________________________________________________________________________________

“El uso desmedido de los medios de comunicación que tiene a su alcance (Elba Esther Gordillo), evidententemente, podrían desestabilizar la paz y seguridad del Estado Mexicano, por tanto resulta imperioso que se establezca un régimen de control de comunicaciones”, solicitó textualmente la PGR a un juez para restringir las visitas y llamadas de la maestra, quien permanece en prisión domiciliaria en su departamento en Polanco, indicó su abogado Marco Antonio del Toro.

En entrevista para #AristeguiEnVivo, señaló que “el tema de las restricciones pasa a un segundo plano en tanto que lo que se revela ahora es una posición política de la PGR en un asunto judicial, eso sí me parece grave”.

“La PGR de manera muy abrupta presentó un escrito el 8 de febrero en el que solicita que la prisión domiciliaria se lleve a cabo en condiciones de violación al derecho a la privacidad”, acusó.

Por ejemplo, urgió que elementos de la policía pudieran estar en posibilidad de escuchar las conversaciones de la maestra, tanto con las visitas como sus comunicaciones, lo que “es ajeno a un tema de prisión domiciliaria”, consideró.

Para del Toro esto demuestra “un posicionamiento de corte político“.

La PGR también pidió la reinstalación del brazalete electrónico, lo que negó el juez del caso.

Acotó que las restricciones que tiene Gordillo es que sólo puede tener contacto con abogados, médicos, familiares y “amistades de buena reputación”, en un listado que palomeará el juez, lo que ya fue impugnado por el abogado. En tanto, sólo podría tener comunicaciones con las mismas personas y “esto implicaría supervisión policiaca“, por lo que también impugnó esa medida.

La PGR se queja de que Gordillo “en lugar de tener una prisión domiciliaria tiene una oficina de despacho donde atiende a un sin fin de personas, desconociendo para qué fines”. 

El abogado agregó que la participación del nieto de Gordillo en la campaña de AMLO lo hace de forma “independiente” y su clienta se ha mantenido “al margen” del proceso electoral:

Del Toro rechazó que Elba Esther tenga un “ánimo revanchista” con el gobierno de Enrique Peña Nieto y “entiende”, aunque no comparte, los motivos de su detención.

Ver entrevista completa: