FMI: los mercados financieros subestimaron el referendo en GB. Standard & Poor’s rebaja la calificación de deuda del Reino Unido.

____________________________________________________________________________________________________________

Después de alcanzar una cotización máxima de 19.53 pesos durante la jornada, el dólar cerró operaciones en las ventanillas bancarias a 19.48 pesos, lo que colocó a la moneda mexicana en la segunda peor posición del año frente a la divisa estadunidense. La primera ocurrió el 11 de febrero, cuando la cotización del dólar en los bancos terminó en 19.70 pesos.

Todavía bajo el efecto desequilibrante de la decisión de Gran Bretaña de retirarse de la Unión Europea, en las grandes transacciones interbancarias el tipo de cambio cerró a 19.19 pesos, que significó una depreciación de 1.4 por ciento respecto a la jornada anterior.

Así, en las últimas dos sesiones a partir del Brexit, la moneda mexicana se ha depreciado 4.83 por ciento en su paridad con el dólar, equivalente a 88 centavos. Hasta ahora, la depreciación acumulada del peso respecto de la divisa estadunidense ha sido de 11.5 por ciento en 2016, después de que el tipo de cambio interbancario se ubicaba en 17.2120 pesos al término de 2015.

Devaluación anual de 17.84%

En comparación con la paridad de hace un año, el peso resiente una caída de 17.84 por ciento, según el seguimiento del tipo de cambio interbancario que realiza el Banco de México.

La directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base, Gabriela Siller, destacó que es muy importante comprender que la depreciación del peso “no está relacionada con una salida de capitales, sino más bien es consecuencia del uso del peso como cobertura, pues el mercado asume que siempre perderá ante eventos poco favorables para la economía financiera, como el Brexit”. Esto, dijo,convierte al peso en una opción segura para limitar las pérdidas en otros mercados, pero lo hace vulnerable a eventos externos.

En la jornada el oro elevó 0.85 por ciento su precio y se vendió a mil 326.67 dólares por onza. La libra esterlina retrocedió 3.4 por ciento más, hasta quedar en 1.3125 dólares, lo que significó para la moneda británica un nuevo mínimo desde 1985; frente al euro perdió 2.75 por ciento para colocarse en 1.1984 euros por libra y situarse en su menor cotización desde marzo de 2014.