Andrew McCabe, el subdirector del FBI a quien el presidente Donald Trump criticó públicamente por su presunta parcialización política, dejó el cargo varias semanas antes de su retiro en marzo, dijo el lunes un funcionario del FBI.

McCabe, un veterano del FBI con 22 años de experiencia y su subdirector durante los últimos dos años, planeaba retirarse en marzo cuando será elegible para los beneficios de jubilación completos. Pero el funcionario dijo que McCabe decidió jubilarse temprano, a partir del lunes, y no regresará a la oficina.

El funcionario que habló bajo condición de anonimato no proporcionó más detalles.

McCabe se había convertido en una especie de pararrayos para Trump y las críticas republicanas a la investigación de Rusia, en parte porque su esposa, Jill McCabe, recibió varios cientos de miles de dólares en donaciones por su fallida candidatura para un escaño del Senado estatal de un comité de acción política controlado por un amigo de la ex candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton.

La vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, afirmó que el presidente Trump no tuvo nada que ver con la decisión del Subdirector del FBI de jubilarse anticipadamente.

McCabe sirvió brevemente como jefe interino del FBI el año pasado después de que Trump despidiera repentinamente a su entonces director, James Comey, presuntamente por su manejo de la investigación de Rusia.

Christopher Wray, ex asistente del fiscal general, fue juramentado como el nuevo director del FBI en agosto.

La semana pasada, Axios, un sitio web de noticias, informó que el Fiscal General Jeff Sessions había presionado a Wray para que despidiera a McCabe, pero Wray amenazó con renunciar si McCabe era despedido.

Trump luego negó que Wray hubiera amenazado con renunciar y dijo que “va a hacer un buen trabajo”.