CIUDAD DE MEXICO 

Es claro, clarísimo que hasta ahora el candidato a vencer en las elecciones del 2018 –si las encuestadoras, sus métodos y resultados no fallan–, es Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dirigente del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

No es por tanto extraño que desde cualquier punto de la geografía política se avasallen a atacarle hasta el suspiro, su pasado, su presente y lo que sería del país y nosotros los mexicanos si él llegase a gobernar.

Esta película en dónde López Obrador sea el villano favorito para muchos, ya se ha vivido en México en dos ocasiones anteriores y va la tercera, sólo con nuevos escenarios y nuevos actores pero el mismo circo.

Apenas se publicaron las encuestas de opinión rumbo al 2018 colocando la mayoría a AMLO en la delantera, empezó la batalla. Uno con la perspectiva de que ahora sí –otra vez–, tiene todo ganado y los otros con la experiencia de que se le pueden demoler de una palmada hasta 10 millones de votos justo en el proceso electoral o con mucha antelación.

Es así que ya sobre el ring, Andrés Manuel se debate con quienes llama la mafia en el poder, pero es el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer quien con sus idénticas aspiraciones de Administrar al país, se pone al tú por tú con el mismo López Obrador.

En algo que pareció un suspiro, el dirigente de Morena pasó de respaldar los reclamos magisteriales en contra de la reforma educativa a un delincuente por defender a los dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), a quienes la Procuraduría General de la República (PGR) acusa de lavado de dinero. 

El vocero elegido y encumbrado de la villanía de López Obrador: Nuño Mayer.  Los encargados de repetir hora tras hora la “maldad” de Andrés Manuel, no pocos medios de comunicación.

Por lo que se tiene a la vista y el manejo que ha dado a lo que tiene que enfrentar y resolver Nuño, no es el mejor “pugilista” que los priistas en turno escogieron para enfrentar al líder de izquierda, ahora al frente de Morena.

Y si lo que se intenta es prefigurar desde Los Pinos, al contendiente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para el 2018, en la persona del señor Nuño, la tendrán muy difícil no sólo frente a AMLO, sino a cualquier otro.

El llamado en su momento Golden Boy de Peña Nieto tiene que leer sus afrentas contra López Obrador.

No nos tomen de nuevo de plaza para sus contiendas que se antojan hasta personalísimas.

 

Acta Divina… “López Obrador ‘miente cínicamente’, la reforma no privatiza la educación”: Aurelio Nuño, secretario de Educación.

 

Para advertir… Hasta ahora nadie ha visto ningún cambio en los planes de educación.

 

actapublica@gmail.com