La terquedad y el optimismo podrían ser las claves de una vida larga, sugiere un nuevo estudio.

Unos investigadores que buscaban pistas sobre la longevidad se enfocaron en nueve pueblos remotos de la región de Cilento, en el sur de Italia. Allí, cientos de residentes superan los 90 años de edad.

El estudio se enfocó en 29 de ellos, de 90 a 101 años.

Si bien esos ancianos tenían una peor salud que sus familiares más jóvenes, tenían un mayor bienestar mental, según el estudio.

“Ha habido varios estudios de adultos muy ancianos, pero se han enfocado sobre todo en la genética, en lugar de su salud mental o personalidad”, dijo el autor principal del estudio, el Dr. Dilip Jeste.

Jeste es profesor de psiquiatría y neurociencias en la Facultad de Medicina de la Universidad de California, en San Diego.

“Los principales temas que surgieron de nuestro estudio, y que parecen ser características exclusivas asociadas con una mejor salud mental en esta población rural, fueron el positivismo, la ética laboral, la terquedad y un vínculo fuerte con la familia, la religión y la tierra”, señaló Jeste en un comunicado de prensa de la universidad.

El amor por la tierra fue particularmente aparente.

“El amor del grupo por su tierra es un tema común y les da un propósito vital. La mayoría siguen trabajando en sus hogares y en su tierra. Piensan que es su vida y que no van a renunciar a ella”, dijo la primera autora del estudio, Anna Scelzo, trabajadora de la salud mental en Chiavarese, Italia.

Los investigadores también encontraron que los adultos muy ancianos tenían una autoconfianza y unas habilidades de toma de decisiones significativas, en comparación con las personas de 50 a 79 años.

“Esta paradoja del envejecimiento respalda la idea de que el bienestar y la sabiduría aumentan con la edad, incluso a medida que la salud física falla”, comento Jeste.

Los investigadores planifican continuar con el seguimiento de los participantes.

“Estudiar las estrategias de los individuos excepcionalmente longevos y que viven bien, que no solo sobreviven sino que prosperan, mejora nuestra comprensión sobre la salud y las capacidades funcionales de todos los grupos de edad”, planteó Jeste.

El estudio se publicó el 12 de diciembre en la revista International Psychogeriatrics.

FUENTE: University of California, San Diego.

Más noticias de salud en: 
Envejecer saludablemente
Salud mental