Dos estudiantes recibieron disparos y al menos otros tres resultaron heridos, después de un tiroteo en un salón de clases en la escuela secundaria Sal Castro en el distrito de Westlake. El sospechoso está bajo custodia, dijeron las autoridades.

Esta mañana, el Departamento de Policía de Los Angeles recibió una llamada de disparos en una escuela en la cuadra 1500 de West Second Street alrededor de las 8:55 a.m., según el oficial del departamento de policía de Los Ángeles, Drake Madison.

Confirmó que la llamada original se realizó en la escuela secundaria, que se encuentra en el campus de Belmont High School.

El sargento Edward Bernal, del departamento de policía del distrito escolar angelino, dijo que dos estudiantes recibieron disparos y que las víctimas, un niño de 15 años y una niña de 15, fueron trasladadas a un hospital local.

El niño, que recibió un disparo en la cabeza, se encuentra en estado crítico pero estable, según el capitán Erik Scott del Departamento de Bomberos de Los Ángeles. La víctima femenina tenía una herida de bala en la muñeca y está en buenas condiciones.

Otros tres también resultaron heridos como resultado de “material periférico”, lo que eleva el número total de pacientes a cinco, dijo el jefe del departamento de policía de Los Angeles, Steven Zipperman.

Las edades de los otros pacientes eran 11, 12 y 30, según el Departamento de Bomberos, que despachó a 50 bomberos y siete ambulancias al lugar.

La sospechosa, una estudiante, está bajo custodia, según Bernal. Se recuperó un arma, dijo.

El video aéreo de Sky5 de una televisora local mostraba a dos oficiales escoltando a una mujer aparentemente esposada en el campus, pero no estaba claro si ella era la única sospechosa del incidente.

Varios estudiantes fueron sacados de un aula con las manos detrás de la espalda por los oficiales, mostraron las imágenes aéreas. La policía los estaba esculcando antes de ser liberados.

El campus está encerrado mientras la policía busca en la escuela secundaria, pero LAPD dijo que no creían que hubiera otros sospechosos pendientes.

“La escuela ha sido declarada segura en este punto. No hay más amenaza a la seguridad “, dijo Zipperman.

No se supo de inmediato cómo el tirador fue capaz de obtener el arma en el campus, dijo Bernal, y señaló que la escuela lleva a cabo controles de armas al azar.

Jocelyn López dijo que su hermana menor, una niña de 13 años de séptimo grado, estaba dentro del salón de clases donde se produjo el tiroteo y se comunicó con ella a través de mensajes de texto.

En los textos, la hermana menor de López le hizo saber que estaba bien, pero que “acaba de escuchar algo dentro del aula”.

Fue entonces cuando todos empezaron a entrar en pánico, le dijo la hermana a López.

GARANTIZADA LA SEGURIDAD

La superintendente interina del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles,  Vivian Ekchian,  dijo que está garantizada  la seguridad y el bienestar de la comunidad de la Escuela Intermedia Castro.

“La escuela ha sido declarada segura y nos estamos comunicando con los padres de los estudiantes de la Escuela Intermedia Castro, así como con los campus vecinos. También proporcionamos apoyos adecuados a quienes puedan verse afectados por el incidente”.

Indicó que han establecido un centro de información en Beverly Boulevard y Belmont Avenue, donde los padres, tutores y miembros de la comunidad pueden recibir actualizaciones, información sobre los procedimientos de despido escolar y servicios de asesoramiento.

Dijo que cooperan con el Departamento de Policía de Los Ángeles en su investigación de este asunto.