CIUDAD DE MEXICO 

México no puede presumir de ser una democracia moderna, si su Gobierno y sus Poderes, no pueden aceptar que existan mexicanos que puedan disentir, pensar diferente a lo establecido, a lo normado.

Disentir habría de ser un derecho constitucional porque justo ahí se expresa el pluralismo, y podría aplicarse la máxima de la tolerancia con toda su eficacia.

La libre expresión, siempre está cargada de consensos e igual de disensos: ¿por qué entonces quienes en grupo no aceptan con oposición razonada en este país una ley, una norma pueden llegar a ser nombrados delincuentes?

Desde el anuncio para poner en marcha y aprobar la Reforma Educativa empujada por el Gobierno de Enrique Peña Nieto, millones de mexicanos argumentamos, nos expresamos y hasta disentimos al respecto; y no necesariamente es porque pertenezcamos a la disidencia organizada magisterial del país, sino porque advertíamos de un voraz ataque en sus derechos laborales a los mentores y porque pocos mejoras se divisaban a la calidad de la educación.

La mayor opositora a esta llamada Reforma Educativa ya aprobada por el Congreso, promulgada por el presidente Peña Nieto y puesta en marcha en algunas regiones del país, fue la ex lideresa magisterial Elba Esther Gordillo quien hoy se encuentra reclusa en un hospital.

Empero, hay quienes disienten y de inmediato sus puntos de vista y sus razones son atendidas, tal vez porque ellos igual pertenecen al grupo dominante de quienes nos gobiernan y administran.

Un país no puede sólo navegar a través de consensos, más cuando sólo son por intereses políticos y económicos, y no sociales.

Se vale disentir les guste o no. 

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) junto con otros mentores no disidentes, solicitaron un diálogo y no los quisieron oír, que porque las leyes hay que cumplirlas, pero una ley no es inamovible para eso mismo hay reformas.  Se trata de que transitemos en la mayor cordialidad posible, no que todos pensemos y actuemos igual.

Hay que defender el derecho a disentir, como se hace con el derecho a expresarse y a opinar.  La práctica del diálogo en el disentimiento evita la violencia.

 

Acta Divina… “Reforma Educativa no está sujeta a negociación”: Enrique Peña Nieto, Presidente de México advierte al respecto desde Canadá.

 

Para advertir… Por el derecho a disentir.

 

actapublia@gmail.com