Un portavoz de la Patrulla Fronteriza indicó ayer que no podía dar detalles sobre la causa de las heridas del agente ni las circunstancias en las que ocurrieron. El FBI ha atraído la investigación, señaló el vocero Carlos Diaz.

Otro portavoz, Douglas Mosier, señaló que el agente Rogelio Martinez, de 36 años, y su compañero fueron trasladados a un hospital local, donde el primero falleció posteriormente. El compañero de Martinez se encuentra grave y su nombre es mantenido en secreto. Martinez, oriundo de El Paso, era agente fronterizo desde agosto de 2013.

El presidente Donald Trump dijo en un tuit sobre el incidente que “buscaremos a los responsables y los someteremos ante la justicia” y reiteró su exigencia de que se construya un muro en la frontera de Estados Unidos con México.

Según expedientes de la Patrulla Fronteriza, la zona de Big Bend representó alrededor de 1% de las más de 61.000 detenciones efectuadas a lo largo de la frontera suroeste de octubre de 2016 a mayo de 2017. Las montañas y el Río Grande (llamado río Bravo en México) dificultan a las personas cruzar en forma ilegal a Estados Unidos desde México en la región.

De acuerdo con la página de internet de la Patrulla Fronteriza, 38 agentes han muerto desde finales de 2003, algunos en ataques cuando recorrían la frontera y otros en accidentes viales. La cifra incluye el fallecimiento de otro agente en el cumplimiento de su deber este año.