“Seguimos viendo en poblaciones, especialmente en Oaxaca y Puebla, un rezago de estas comunidades”: Hanna Monsivais.

_______________________________________________________________________________________________________________________________

A más de 4 meses del sismo en Oaxaca, no sabemos cuál es el estatus de las viviendas y escuelas en diferentes municipios afectados por el sismo y eso puede facilitar que se haga mal uso de los recursos, señaló Hanna Monsivais, coordinadora de programas de Save The Children. 

Al detallar en #AristeguiEnVivo su reporte sobre que miles de niños, niñas y adolescentes siguen sin educación y vivienda digna tras el terremoto, adelantó que se encuentran haciendo un monitoreo, pues actualmente atienden a 20 mil niños en esta situación. 

“Tenemos niños con jornadas reducidas que van una vez a la semana… los docentes están metiendo el acelerador, tratando de cubrir programas que es probable que no terminen. Vemos que justamente por la respuesta lenta, las comunidades hicieron soluciones por sus propios medios”, dijo.

Una de esas soluciones es la construcción de aulas temporales para reanudar clases, al no contar con información sobre cómo reconstruir sus escuelas y ante la “lentitud de respuesta oficial”.

“Tenemos comunidades que no saben ni siquiera cuál es el estatus del censo de su vivienda, por lo tanto no se les puede decir cuándo van a recibir el apoyo y cuándo podrán esperar que estén estas viviendas reconstruidas”, expuso.

“Aunque he cierto que ha habido mejoras, seguimos viendo en poblaciones, especialmente en Oaxaca y Puebla, un rezago de estas comunidades y no están resarciendo los derechos de niños y niñas”, detalló.

Puso el ejemplo de Juchitán, donde los albergues ya no están, por lo que “están hacinados en casas de vecinos o amigos“.

“Si esto no se soluciona pronto estamos truncando el futuro económico de muchos niños“, advirtió

“No regresar a la normalidad genera mucho estrés en la familia y sabemos que ese estrés a veces se traduce en violencia para los niños y violencia para las mujeres”, apuntó, por lo que “es muy importante” que regresen a una casa y a una escuela segura.