Almoloya de Juárez, Méx.

Cuatro horas después de haber sido entregado por el gobierno estadunidense a autoridades mexicanas en la franja fronteriza de Matamoros, Tamaulipas, Héctor Luis El GüeroPalma Salazar, el otrora líder del cártel de Sinaloa en la década de los noventa, fue ingresado al penal de máxima seguridad del Altiplano, ubicado en esta localidad, desde donde habrá de enfrentar dos procesos penales por el delito de homicidio que le finca la Fiscalía de Nayarit.

Alrededor de las 21:46 horas de hoy aterrizaron los cuatro helicópteros de la Procuraduría General de la República y de la Policía Federal en los que las autoridades trasladaron a Palma Salazar a esta prisión federal, ubicada a unos 20 kilómetros al norte de Toluca, capital del estado de México.

Las aeronaves aterrizaron en el nuevo estacionamiento del penal del Altiplano hasta donde llegaron camionetas blindadas, donde subió El Güero Palma para ser llevado a la garita principal de acceso a esta cárcel.

El operativo de seguridad fue numeroso, aunque menor al que se montó en enero pasado cuando reingresó a esta cárcel Joaquín El Chapo Guzmán.

Afuera del penal hubo patrullajes de unidades de la Policía Federal y se apostaron unidades del Ejército Mexicano en la periferia del centro federal de readaptación social.

Durante varios minutos, un grupo de policías federales se concentraron en la garita de acceso a la cárcel y después de las 10 de la noche Héctor Luis Palma Salazar fue ingresado oficialmente a este lugar.

En un comunicado de medios, la PGR informó que tras ser entregado por las autoridades de Estados Unidos, la Fiscalía de Nayarit le cumplimentó dos órdenes de aprehensión pendientes por el delito de homicidio por hechos ocurridos hace más de 20 años en aquella entidad.