Obtuvieron libertad bajo fianza por lavado de dinero, pero siguen presos. Prevé la defensa que el nuevo sistema de justicia los beneficie y salgan.

____________________________________________________________________________________________________________
A los cuatro dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que están presos en el penal de alta seguridad de Hermosillo, Sonora, se les mantiene prácticamente incomunicados, bajo condiciones extremas de seguridad, como si fueran delincuentes peligrosos, denunció la senadora del PT, Layda Sansores, quien se pronunció por su liberación inmediata.

La legisladora visitó al dirigente de la sección 22, Rubén Núñez; al secretario de Organización de la misma, Francisco Villalobos; al de Finanzas, Aciel Sibaja Mendoza, y al representante de la CNTE en el Istmo, Heriberto Magariño, en el penal el jueves pasado

Relató que ella y el senador Héctor Menchaca tardaron más de hora y media en poder ingresar al Cefereso 11, que es un penal moderno, donde reina el silencio. Se encontraron, dijo, con la sorpresa de que no les permitieron hablar de manera conjunta con los cuatro profesores y debieron entrevistarse con cada uno de ellos por separado.

La reunión con el profesor Nuñez Ginés fue en la enfermería –ya que ha tenido problemas de salud por la diabetes que padece– y pudieron hablar luego con los otros tres detenidos, quienes coincidieron en que reciben un trato decoroso, pero los mantienen incomunicados. Sólo salen dos horas de sus celdas, una para ver televisión y otro para ir al patio.

Los profesores Núñez y Villalobos no han podido intercambiar palabra alguna, ya que están en módulos distintos. La senadora Sansores relató que el más lastimado es el profesor Aciel Sibaja Mendoza, ya que, según platicó, fue detenido en abril de una manera tan brutal que pensó que se trataba de un secuestro.

Nos comentó que trataron de ahorcarlo, lo remitieron luego al Ministerio Público en Oaxaca, pero cuando estaba declarando, fue sacado por la fuerza y trasladado a una mazmorra del penal sonorense, sin explicación alguna de por qué lo detuvieron.

Familiares del profesor Sibaja Mendoza, secretario de finanzas de la sección 22 de Oaxaca, denunciaron que enfrenta condiciones inhumanas y tratos crueles.

Su hermano, Jorge Sibaja Mendoza, logró ingresar al Cefereso y conversar por más de dos horas con él.Tuvimos la oportunidad de que nos narrara todas las cosas que ha enfrentado. Desde su llegada a prisión, señaló, fue trasladado a una celda de castigo donde llevan a los reos más peligrosos. Durante 15 días prácticamente no pudo ver la luz del día y estuvo esposado de pies y manos.

En esas condiciones, agregó, tuvo que soportar insultos y golpes de los custodios, ya que como no podía desnudarse para ir a la ducha, lo agredieron. Además, debe lavar con sus manos, sin ningún material de limpieza, los inodoros, y como no tiene material de higiene, le dijeron que los presos tienen que comprar en una tiendita que tienen, una pomadita para que no tenga hongos en las manos. Presentaron ya una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), porque sigue incomunicado, sin poder hablar con Núñez y Villalobos.

Los profesores Sibaja y Heriberto Magariño, este último dirigente de la sección 22 en el Istmo, que es el que lleva más tiempo en ese penal, están en un mismo módulo pero sólo pueden hablar durante la hora que les permiten salir al patio.

La senadora Sansores expuso, por separado, que el profesor Villalobos le dijo emocionado que a Núñez lo vió de lejos y escuchó su voz en un ocasión en que coincidieron en los locutorios. Comentó pudo hablar por teléfono con su esposa, pero no es posible que ella vaya a visitarlo al penal, ya que el traslado de Oaxaca a Sonora cuesta más de 10 mil pesos, cifra imposible para alguien como ellos que desde hace un año no reciben su salario.

Comentó que e dentro del penal tienen simpatizantes y que le emocionó que en una ocasión sus compañeros de módulo hayan gritado¡Villalobos, libertad!.

La legisladora agregó que le impactó la fortaleza de los profesores,presos políticos que no dejado que su ánimo decaiga pese al aislamiento y lo amañado de los procesos que enfrentan.