Un año después de su elección, el presidente Trump sigue siendo muy impopular en California, de acuerdo a una encuesta de de USC Dornsife / Los Angeles Times.

En las eleccciones de noviembre pasado, el magnate tuvo el 31.6% de los votos ,mientras que ahora su aceptación es del 22%.

Las opiniones de Trump eran implacablemente duras. Entre los miembros del partido político más grande del estado, los demócratas, solo el 4% tuvo una opinión positiva de Trump y solo el 5% aprobó el trabajo que está desempeñando. El ocho por ciento respalda sus políticas.

Los latinos, a quienes Trump ha criticado a menudo, se encontraban entre los más críticos del presidente. Solo el 14% le dio calificaciones positivas, ya sea personalmente o por su trabajo, y solo el 15% respaldó sus políticas.

Los votantes blancos, que conforman la mayor parte del Partido Republicano, fueron más positivos, aunque Trump se mantuvo en territorio negativo. Menos de 3 de cada 10 votantes lo aprobaron a él o su manejo del trabajo, y solo el 34% apoyó sus políticas. (La encuesta no incluyó suficientes votantes de otros grupos raciales para separarlos de manera independiente).

Los votantes del estado están divididos sobre si los miembros del Congreso deberían trabajar con él cuando sea posible.

El porcentaje de votantes que buscan cooperación en general – 47% – bajó un poco cuando se trató de las políticas de inmigración de Trump, que los funcionarios demócratas del estado han luchado con legislación y demandas.

La mayoría de los votantes de California elogiaron a los inmigrantes y rechazaron las caracterizaciones negativas de ellos que provienen del presidente y algunos de sus seguidores. Ocho de cada 10 dijeron que los inmigrantes aquí sin la documentación adecuada buscaban trabajo, no un “folleto” y que mejoran las comunidades en las que viven.

Esos sentimientos no fueron compartidos por la mayoría de los republicanos, una gran mayoría de los cuales siguen siendo leales a Trump. Casi dos tercios de los republicanos dijeron que aprobaban el trabajo que estaba desempeñando como presidente.

Además, más de la mitad de los californianos apoyan la legislación del ‘estado santuario’, según una encuesta

Los votantes que son mayores y blancos, y que viven en el interior de California, representan a los seguidores más leales del presidente aquí y lo que más desean es que sus representantes trabajen con él. Dicho esto, estaban más entusiasmados con las políticas de Trump que con el propio Trump.

La mayoría de los votantes de California ya quieren revertir el aumento del impuesto a la gasolina, encuentra una encuesta

Los votantes más jóvenes y más diversos, que han impulsado a California en una generación de republicanos confiables en carreras estatales a un océano de azul político, fueron mucho más duros en su veredicto sobre Trump y se opusieron fuertemente a sus funcionarios electos que cooperaron con él.

Entre las personas de 45 años y más, por ejemplo, las mayorías creían que los representantes deberían trabajar con Trump en inmigración u otros frentes.

Sin embargo, de los menores de 35 años, el 62% dijo que los funcionarios electos “nunca” deberían cooperar con Trump, y más de 7 de cada 10 dijeron que California no debería trabajar con él en temas de inmigración.

La encuesta de USC / Times cuestionó a 1.504 californianos, incluidos 1.296 votantes registrados, en línea desde el 27 de octubre hasta el 6 de noviembre, un año antes de las elecciones de mitad de período de 2018. La encuesta tiene un margen de error de muestreo de 4 puntos en cualquier dirección para los votantes registrados; márgenes más grandes se aplican a grupos de votantes más pequeños.

BROWN, POPULAR

El gobernador Jerry Brown, un demócrata, fue calificado como el doble de popular que Trump; los senadores demócratas del estado, Dianne Feinstein y Kamala Harris, también fueron mucho más populares. Solo el Congreso, despedido perennemente por los californianos y ahora considerado favorablemente por 1 de cada 10 votantes, era menos popular que el presidente.

Los grupos de votantes más proclives a apoyar a Trump son los republicanos blancos y los que viven en el Valle Central y el Inland Empire.

Entre los republicanos, por ejemplo, el 59% dijo que tenía una impresión positiva del presidente, y el 65% apoyó el trabajo que hizo en Washington. Sin embargo, el 71% dijo que estaba de acuerdo con sus políticas.

“Incluso a algunas personas a las que les gusta su política probablemente no les guste su tweet … no les gusta la sensación de crear divisiones y estragos”, dijo Robert Shrum, director del Instituto Jesse M. Unruh de Política en la USC, que patrocinó la encuesta. .