Ataques “desmoralizantes” y “descorazonantes”, afirma Neil Gorsuch, a quien el magnate propuso como juez de la Corte Suprema.

_______________________________________________________________________________________________________________________________

Nueva York.

Asombrando hasta a su propio nominado a la Suprema Corte, el presidente Donald Trump, continuó expresando su desprecio a jueces federales, festejó la ratificación contenciosa del senador antiinmigrante Jeff Sessions como procurador general, mientras que atacaba a una tienda departamental por cancelar las ventas de prendas de la etiqueta de su hija.

Trump persistió este miércoles en su denuncia del Poder Judicial federal, al calificar de “vergonzosa” la audiencia el martes ante tres jueces del tribunal federal de apelaciones que evalúa una demanda contra su orden ejecutiva prohibiendo el ingreso de viajeros de siete países con población mayoritariamente musulmana.

Agregó que “nunca deseo llamar parcial a un tribunal… pero los tribunales parecen ser tan políticos”. Insistió en que la orden ejecutiva bajo evaluación es para proteger la seguridad nacional y que fue muy precisa y bien redactada, y acusó que los jueces están anulando “las armas” para lograrlo. Acusó que “creo que nuestra seguridad está en riesgo hoy” como resultado de que los jueces no han actuado para revertir el fallo suspendiendo su orden ejecutiva anti-musulmana.

Afirmó que “yo fui un buen estudiante y entiendo muy bien, ok, tal vez, creo yo, mejor que casi cualquiera”, y con ello acusó que los jueces en este caso parecían no entender conceptos que “hasta un mal estudiante de preparatoria podría entender”.

Los jueces de apelación informaron este martes que emitirán su decisión en los próximos días.

Tan alarmante fue este ataque -más el anterior contra el juez federal que suspendió la orden originalmente a quien se refirió como un “disque juez” y su fallo “ridiculo”-,que el juez nominado por el propio presidente a la Suprema Corte, Neil Gorsuch, se vio obligado a comentar con un senador este miércoles, al hacer las rondas antes de sus audiencias para ser ratificado, que estos ataques eran “desmoralizantes” y “descorazonantes”. Gorsuch es justo un juez de un tribunal federal de apelaciones.

Otros fueron más severos, con abogados y legisladores señalando que Trump está violando la línea sagrada de la separación de poderes.

Por otro lado, el Senado ratificó como procurador general al senador Jeff Sessions por 52 contra 47 (con un sólo voto demócrata) después de un conflictivo proceso de audiencia, el repudio masivo del nombramiento por organizaciones de derechos civiles y de defensa de inmigrantes y después de que el martes por la noche el liderazgo republicano, invocando una regla antigua y casi nunca usada, silenció a la senadora demócrata Elizabeth Warren, la más feroz opositora al nominado y de Trump en la cámara alta.

Warren estaba dando lectura a una carta de la viuda del reverendo Martin Luther King, Coretta Scott King, escrita en 1986 en oposición a la nominación de Sessions como juez federal por sus actos racistas como fiscal, incluyendo la supresión del voto afroestadunidense en su estado de Alabama. El líder de la mayoría republicana Mitch McConnell invocó la llamada Regla 19, formulada en 1902 después de que dos senadores llegaron a golpes en el pleno, que prohíbe a un senador “impugnar” la conducta de otro. Warren salió del pleno -donde tenía prohibido hablar hasta el fin de la ratificación- y en el pasillo trasmitió por Facebook en vivo el resto de su mensaje, lo cual se volvió viral y detonó una campaña nacional por las redes sociales entre mujeres bajo el lema de “no nos callarán” (la senadora tiene 1.8 millones de seguidores en Twitter). Este miércoles, en protesta, uno tras otro senador democrata pidió la palabra y dio lectura a la carta de King, sin repercusiones.

Agrupaciones de defensa de inmigrantes han denunciado a Sessions como el senador más antimigrante de la cámara alta cuya mano esta en la formulación de las primeras medidas impulsadas por el gobierno de Trump. La ratificación de Sessions “implica que el gobierno de Trump está aún mas vinculado a una percepción radical hostil a todo tipo de inmigración y opuesta al cambio demográfico de Estados Unidos”, declaró Lynn Tramonte, subdirectora de America”s Voice, organización pro inmigrante en Washington.

A la vez, Trump desató una guerra contra una tienda. Después de que la cadena de tiendas departamentales Nordstrom dejó de vender las prendas y accesorios de la marca de Ivanka Trump citando una reducción de ventas, Trump emitió un tuit: “mi hija Ivanka ha sido tan injustamente tratada por @Nordstrom. Ella es una gran persona – siempre me empuja a hacer la cosa correcta. Terrible”.

Algunos señalaron que esto era un conflicto de intereses entre la presidencia y los negocios privados de su familia. Richard Painter, ex abogado de asuntos éticos del PresidentepGeorge W. Bush comentó al Daily Beast que “esto es el mal uso de un puesto público para ganancia privada… y es un abuso de poder” ya que declara a una empresa como enemiga del gobierno. “Nunca he visto que un alto funcionario ataque a una empresa particular por un bronca personal”.

Preguntado sobre el tuit presidencial, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer justificó el mensaje de su jefe, afirmando que lo hecho por Nordstrom “es un ataque directo sobre sus políticas y su nombre” y dijo que ella está sufriendo las consecuencias “porque ellos tienen un problema con las políticas de él”. Nordstrom anteriormente, ante las ordenes ejecutivas antimigrantes de Trump, circuló un boletín entre sus empleados afirmando que la empresa hará todo para apoyar a cualquiera que sea afectado.

Mientras tanto, circulan informes de que otras dos cadenas de tiendas -TJ Maxx y Marshall – giraron ordenes a sus empleados de quitar anuncios de secciones de prendas de Ivanka Trump, y mezclar, o sea ocultar, los productos con otras etiquetas.

Pasando de moda a deporte, un segundo integrante del equipo Patriotas campeón del Super Tazón, Devin McCourty, anunció que no asistirá a la tradicional visita a la Casa Blanca “porque no me siento aceptado en la Casa Blanca” por los “prejuicios” del presidente. Su colega Martellus Bennett anunció el martes que no ira a ser honrado por Trump. Ambos han expresado anteriormente su apoyo para el movimiento de derechos civiles Black Lives Matter.

El basquetbolista más famoso del momento LeBron James, declaró en entrevista con el Hollywood Reporter que en torno a las medidas antimusulmanas, “no estoy a favor de esta política o cualquier otra que divide y excluye a la gente. Estoy con muchos, muchos estadunidenses que creen que esto no representa a Estados Unidos…. La diversidad es lo que hace tan grande a este país”.

A la vez, el Pentágono está contemplando rentar espacio en Trump Tower en Nueva York, reportó CNN, para instalar equipo a personal militar en la sede del hogar del comandante en jefe.. Algunos señalan que así el gobierno federal estará enriqueciendo a las empresas de Trump. El presidente aún es dueño de sus empresas, aunque fue obligado a tomar medidas para separarse de su participación directa y trasladar el manejo a sus hijos.