Los republicanos, empleando su mayoría en el Senado, cambiaron las reglas para anular el boicot de los demócratas que habían obstaculizado el proceso de ratificación en comisiones de otros nominados. Rex Tillerson, ex ejecutivo en jefe de Exxon Mobil, ya es secretario de Estado.

____________________________________________________________________________________________________________________

Nueva York.

El presidente Donald Trump y el liderazgo republicano atropellaron a la oposición demócrata para proceder a instalar al gabinete indicando que no tolerarán ningún intento para descarrilar la agenda inicial de este gobierno, mientras que por otro lado la Casa Blanca decidió amenazar a Irán.

Rex Tillerson, el ex ejecutivo en jefe de Exxon Mobil, fue ratificado este miércoles como secretario de Estado por un voto de 56 contra 43 (con el apoyo de sólo cuatro demócratas) en lo que expertos llamaron uno de los procesos más contenciosos para alguien en ese cargo en las últimas décadas.

Toma posesión en medio de una serie de potenciales crisis diplomáticas provocadas sólo en los últimos 10 días por su jefe, incluyendo la relación con México que se ha deteriorado a unos de sus niveles más bajos en décadas, y varios países europeos y musulmanes y ahora Irán. No son los “enemigos” los más preocupados, sino aliados de largo plazo, como en el caso de México y Europa.

A la vez, enfrenta el reto de modificar relaciones con Rusia -parte de la oposición y crítica a su nombramiento es su supuesta relación extensa con Vladimir Putin y su gobierno (recibió hasta un premio de amistad)- como con China. Todo esto con un presidente que está cuestionando abiertamente la estructura internacional pos-guerra -incluyendo la OTAN- y promoviendo su doctrina de “America primero” que podría minar todo tipo de acuerdos multilaterales. Por ahora, ha generado tensión e incertidumbre entre la llamada comunidad internacional.

 Aunque Tillerson no tiene previa experiencia diplomática o militar -ha permanecido con Exxon Mobil toda su carrera profesional- manejar una de las empresas trasnacionales más grandes y poderosas del mundo (operaciones en 6 continentes) le otorga una larga y amplia experiencia en relaciones internacionales y lo que llaman “geopolítica”.

Pero Tillerson no sólo enfrenta desafíos en el ámbito internacional, sino dentro de su propio gobierno. Llega a un Departamento de Estado cuyos altos mandos se han ido -sobre todos los encargados de administración de esa burocracia compleja- y con muchos puestos vacantes porque Trump todavía no ha logrado nombrar a su gente. Mas aún, más de mil oficiales diplomáticos -número tal vez sin precedente- han firmado un memorándum expresando su disidencia ante la orden ejecutiva contra musulmanes emitida por Trump.

Está por verse que tanta influencia podrá ejercer Tillerson sobre la Casa Blanca. En los primeros días de este gobierno y hasta la fecha, todas las decisiones sobre política interna o externa se ha definido por un círculo íntimo de Trump sin consultar a otros secretarios, incluyendo Tillerson.

Mientras tanto, los republicanos, empleando su mayoría en el Senado, cambiaron las reglas para anular el boicot de los demócratas que habían obstaculizado el proceso de ratificación en comisiones de otros nominados al gabinete. Así, en una maniobra sin precedentes ante la ausencia de todo demócrata, el Comité de Finanzas del Senado aprobó enviar al pleno las nominaciones de Steven Mnuchin como secretario del Tesoro y Tom Price como secretario de Salud y Servicios Humanos.

A la vez, el Comité Judicial aprobó enviar al pleno la nominación del senador Jeff Sessions como próximo procurador general (puesto que equivale a secretario de Justicia) en un voto dividido por partido. Sessions ha sido ferozmente criticado por grupos de derechos civiles y defensores de migrantes ya que tiene un historial de posiciones racistas y es reconocido como el legislador más anti-migrante de la cámara alta.

El debate sobre Sessions se intensificó aún más después de la dramática destitución de la procuradora general en funciones Sally Yates por orden de Trump, quien la acusó de “traicionar” al Departamento de Justicia al inicio de la semana cuando declaró que no defendería la orden para cerrar fronteras a musulmanes de siete países.

Demócratas continuaron obstaculizando la ratificación de otros nombramientos. Ante ello, republicanos condenaron las tácticas demócratas acusando que sólo son actos de venganza por haber perdido la elección presidencial. Los republicanos, vale recordar, emplearon estas mismas tácticas, y hasta peores, para hacer todo en obstaculizar casi todas las iniciativas del gobierno de Barack Obama.

Irán, otra vez

Estados Unidos puso un “sobre aviso” a Irán por atreverse a realizar una prueba de misil y después de que rebeldes en Yemen supuestamente aliados atacaron a un barco naval saudita, informó Michael Flynn, el asesor de Seguridad Nacional de Trump. Sin embargo, no ofreció detalles de que implica eso, sólo alertando que “Irán ahora se siente envalentonada”. Pero sí indicó que habrá un giro en la política afirmando que “el gobierno de Obama fracasó en responder adecuadamente a las acciones malignas de Tehran -incluyendo transferencia de armas, apoyo por el terrorismo y otras violaciones de normas internacionales”.

Mientras tanto, el gobierno de Trump continuó defendiendo el cierre de fronteras para todo ciudadano proveniente de 7 países de mayoría musulmana. Aunque la mitad (49 por ciento) de los estadunidenses apoyan la prohibición de ingreso de gente procedente de esos países musulmanes, menos de un tercio (31 por ciento) creen que lograra hacerlos “mas seguros”, según una encuesta de Reuters/Ipsos esta semana.

Historia

Durante el día, el presidente realizó una sesión “de escuchar” con líderes afroestadunidenses en la Casa Blanca, con su designado secretario de Vivienda, Ben Carson a su lado. Abordaron asuntos urbanos, violencia, y empleo. Al comentar sobre el recién inaugurado Museo Nacional de Historia y Cultura Africana-Americana en Washington, Trump comentó sobre Frederick Douglass, “como ejemplo de alguien que ha hecho una labor estupenda que ahora se está reconociendo por más y más gente”.

No se entendía si el cree que Douglass esta aun vivo, o cuando de repente obtuvo mas reconocimiento.

Douglass es una de las más grandes figuras de la historia afroestadunidense, quien se escapó de la esclavitud para volverse un gran líder del movimiento abolicionista, promotor de reformas sociales, gran orador y critico de la exclusión política y económica, y antiimperialista -todo durante mediados del siglo 19 (murió en 1895).

Entre otras cosas, Douglass fue un feroz opositor a la guerra de Estados Unidos contra México, y publicó uno de los primeros editoriales contra esa invasión en su periódico, North Star (http://www.historyisaweapon.com/defcon1/northstareditorialwarmexico.html)

 

NOTICIAS RELACIONADAS