El volumen presentado por la FES Acatlán es un resumen de la obra cumbre de Miguel de Cervantes.

_________________________________________________________________________________________________________________________________

El autor de la versión infantil, Raymundo Isidro Álvarez, la tradujo al inglés y al hñähñu (otomí), su lengua materna, además de que también la publicó en español.

El profesor de lenguas indígenas en Acatlán consideró que la traducción de obras literarias al otomí, idioma ancestral, es una forma de conservar la cultura originaria, pues las palabras habladas no prevalecen como lo hacen de forma escrita.

Ndada Hongahogam’ ui pa ya bätsi, es como se lee Don Quijote para niños en hñähñu.

Un propósito de la versión trilingüe, detalló, es que más niños tengan acceso a ese libro, y que al estar en inglés lo pueda leer más, porque ese idioma ha cobrado relevancia en la comunidad hñähñu.

María del Rocío Saro Ávalos, académica de la FES Acatlán, indicó que la obra es muestra de la sensibilidad otomí y puede considerarse universalmente, pues el título dice “para los niños”, no específicamente para los hñähñu, lo cual lo hace incluyente y escrito por un hombre de esa comunidad históricamente excluida. La obra cervantina, prosiguió, puede ligarse fácilmente a la cosmovisión de la cultura otomí, pues tienen aspectos comunes, como los alimentos y la paz con el ambiente. Asimismo, resaltó la amplia investigación de Álvarez para encontrar algunas palabras y adaptarlas.

.