Un comité especializado de Naciones Unidas entregó sus observaciones finales al tercer informe periódico sobre México.

______________________________________________________________________________________________________________________________________

Un Comité de Naciones Unidas especializado en migración urgió al Estado mexicano a que libere a las niñas, niños, adolescentes y familias migrantes privadas de su libertad y a que utilice la detención de personas migrantes como último recurso.

El Comité de Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiaresentregó este viernes sus observaciones finales al tercer informe periódico sobre México.

También recomendó investigar “exhaustiva y ágilmente” las masacres en los estados de Nuevo León y Tamaulipas, bajo la clasificación de violaciones graves a derechos humanos.

Llamó al Estado mexicano a asegurar las garantías procesales de los migrantes detenidos, incluyendo el derecho a un intérprete y a terminar con el hacinamiento de los centros de detención.

Entre los aspectos positivos, el Comité destacó la adopción de leyes como la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes y la Ley de Migración, y de medidas como el Programa Especial de Migración.

PROBLEMA CRECIENTE

En menos de tres años, alrededor de 41 mil menores migrantes han sido detenidos en su tránsito por México, de acuerdo a la revista Proceso.

Indica que la Comisión Nacional de Drechos Humanos  ha emitido 40 medidas cautelares a favor de 465 niños y que del 2014 al 2015 se duplicaron las detenciones de menores no acompañados con fines de deportación, tendencia creciente

De acuerdo con cifras del documento elaborado por la Quinta Visitaduría General, en 2014 el Instituto Nacional de Migración (INM) reportó 10 mil 943 menores no acompañados que fueron detenidos y un año después 20 mil 368, en tanto que de enero a agosto de 2016 se han reportado 9 mil 698 migrantes de 12 a 17 años y mil 098 de cero a 11 años, todos menores no acompañados.

El ombudsman, Luis Raúl González Pérez, destacó que 70% de las detenciones ocurren en los estados de Chiapas, Veracruz y Tabasco, y que 97.6% de las niñas, niños y adolescentes son originarios de Honduras, Guatemala y El Salvador.

De igual manera, reconoció que ante el cambio de rutas migratorias, no existen registros claros del número de menores no acompañados, “generándose un entorno propicio para que se violen sus derechos humanos y sean objeto de violencia y abusos, además de que pueden ser captados con mayor facilidad por el crimen organizado”.

Admitió que pese a los cambios legislativos en materia de migración, los menores “tampoco encuentran un entorno de respeto y protección plena para sus derechos” por parte del personal del INM, y prueba de ello –agregó– es que de los 36 mil 174 niñas, niños y adolescentes migrantes acompañados y no acompañados que fueron detenidos en 2015, únicamente 12 mil 414 “fueron canalizados a alguno de los albergues de los Sistemas de Desarrollo Integral para la Familia (DIF), municipales o estatales, lo que significa que prácticamente en 68% de los casos son detenidos en los mismos espacios y bajo las mismas condiciones que los adultos”.

El presidente de la CNDH detalló que de 2010 a 2016, ese organismo ha recibido 881 quejas contra servidores públicos que atienden a migrantes por extorsión, malas condiciones de alimentación, falta de equipo de higiene, y por las malas condiciones de los centros de detención.