Niega que su política contra musulmanes del 2011 sea parecida a la del magnate.

____________________________________________________________________________________________________________________

El ex presidente Barack Obama salió este lunes de su retiro vacacional para rechazar las sugerencias del presidente Donald Trump de que el veto migratorio contra inmigrantes de siete países de mayoría musulmana es similar a su política en 2011.

Obama celebró las manifestaciones surgidas a nivel nacional para repudiar las órdenes ejecutivas migratorias de Trump y exaltó el papel de los estadounidenses como “guardianes de la democracia”.

Obama, señaló su portavoz, Kewin Lewis, considera que ver ciudadanos “ejerciendo su derecho constitucional de reunirse, organizarse y hacer que sus voces sean escuchadas es exactamente lo que esperamos ver cuando los valores de Estados Unidos están bajo ataque”.

“Sobre las comparaciones con las decisiones de política exterior del presidente Obama, como lo hemos escuchado con anterioridad, el presidente discrepa fundamentalmente con la noción de discriminar a individuos por su fe o religión”, señaló Lewis.

Donald Trump justificó el pasado domingo su orden migratoria —que desató movilizaciones de rechazo en Estados Unidos y críticas internacionales— bajo el argumento de que es similar a una política aprobada por el ex presidente Barack Obama en 2011.

“Mi política es similar a lo que el presidente Obama hizo en 2011, cuando prohibió las visas para refugiados durante seis meses”, indicó en una breve declaración escrita emitida por la Casa Blanca.

“Los siete países nombrados en la orden ejecutiva son los mismos países previamente identificados por la administración Obama como fuentes de terrorismo”, añadió.

Trump anunció el viernes pasado nuevas medidas para verificar los antecedentes de refugiados que buscan asilo en Estados Unidos, a fin de impedir el ingreso de potenciales terroristas.

Asimismo, suspendió durante 120 días la entrada de todos los refugiados, detuvo indefinidamente la llegada de aquellos procedentes de Siria, y durante 90 días la de los viajeros de siete países con población predominantemente musulmana: Irán, Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen.

Además de rechazar la comparación, Obama recordó que en su discurso de despedida habló de la importancia del papel de la ciudadanía y de las responsabilidades como “guardianes de la democracia”, no sólo el día de las elecciones sino todos los días.

“Los ciudadanos ejerciendo su derecho constitucional de asociación, organización y que los funcionarios electos escuchen sus voces, es exactamente lo que esperamos ver cuando están en juego los valores de Estados Unidos”, remató Obama.

(Con información de Notimex)