Los sindicatos son atacados para destruirlos por la Casa Blanca, el Capitolio, poderosas corporaciones y privatizadores de la educación. Un caso ilustrativo es el de Janus v. AFSCME, que ventilará en breve la Corte Suprema, cuyo fallo sería contra los trabajadores, considerando que la mayoría de los jueces son conservadores.

Así lo consideran Juan Ramírez, vicepresidente del Sindicato de Maestros de Los Angeles, Lily Eskelsen García, maestra de sexto grado y presidenta de la Asociación Nacional de Educadores,  Randi Weingarten, presidenta de la Federación Americana de Maestros, y Eric Heins,  presidente de la Asociación de Maestros de California.

Eskelsen, quien representa a mas de tres millones de maestros, llamó a la Corte Suprema a no dejarse engañar.

El máximo tribunal del país escuchará los argumentos orales en el caso Janus el 26 de febrero y se  espera una decisión para junio.

El propósito de la demanda es que se convierta en una opción pertenecer a un sindicato y no una obligación, como ocurre en California desde hace 40 años.

Según los especialistas, esto ocasionaría una pérdida de 20 al 40 por ciento de los afiliados a las organizaciones de trabajadores con el consecuente impacto económico.

Esto afectará a los sindicatos del país excepto los de Texas, Arizona y Florida, donde ha quedado abolido ese sistema de cuotas, que rije en el resto de las entidades.

¿Quién está detrás de la demanda Janus?

“Las corporaciones”, responde Ramírez de inmediato.  Están, agregó, contra los trabajadores.

Aseguró que porque la mayoría de los jueces de la Corte Suprema son conservadores – 5 de 9- es casi un hecho que votarán a favor de Janus. “Va a ser un revés para el movimiento sindical. En negociaciones abogamos por estudiantes y padres. Lo que nos da la voz para hacrelo es la unidad de losmiembros. Lo que quieren es quitarnos es esa voz y autoridad por el número que somos: 33 mil maestros sindicalizados”.

Hizo notar que la dirigencia de UTLA prepara a sus miembros sobre la base de la unidad y de la importancia de pertenecer al sindicato. Los educan. Hacen que reafirmen la membresia del sindicato.

Y es tajante:

“Si algo llegó a ser EU es por el movimiento sindical”, sentenció.

Este es el video de la entrevista con Ramírez:

CONTRA LA LIBERTAD DE LOS TRABAJADORES

Eric Heins.

El presidente de la Asociación de Maestros de California, Eric Heins, aseguró que el caso Janus v. AFSCME tiene profundas implicaciones para las familias trabajadoras, estudiantes y las comunidades.

“Es simplemente la culminación de décadas de ataques a la gente trabajadora por parte de los CEO corporativos, el uno por ciento más adinerado y los políticos que hacen su apuesta para manipular la economía a su favor, y su resultado podría enviar a nuestro país en la dirección equivocada. Las fuerzas detrás de este caso son las mismas fuerzas que han impulsado la privatización de la educación pública y la limitación de los derechos de voto, además de atacar a los inmigrantes y socavar las protecciones de los derechos civiles”.

Dijo que el objetivo de Janus, como lo fue en Friedrichs v. CTA, no es ningún secreto: “quieren usar la Corte Suprema para quitarle la libertad de los trabajadores a unirse en sindicatos fuertes, porque los sindicatos les dan a los trabajadores una voz poderosa al hablar para ellos, nuestros estudiantes, familias y comunidades”.

“Los sindicatos han jugado un papel fundamental en la construcción y protección de la clase media en Estados Unidos. Brindan a las personas trabajadoras estabilidad económica para sus familias y les dan las herramientas para construir una buena vida, hogar y educación para ellos y sus hijos. Durante 154 años, CTA ha estado defendiendo a las personas que trabajan, a nuestros estudiantes y a las comunidades que servimos. Ningún caso judicial detendrá nuestra determinación y defensa para nuestros estudiantes y nuestra profesión “.

PODEROSOS QUIEREN DESTRUIR A SINDICATOS

“Estos poderosos intereses quieren destruir a un movimiento obrero fuerte y unido que lucha por la equidad y las oportunidades para todos, no sólo para unos pocos privilegiados “, dijo Randi Weingarten, presidenta de la Federación Americana de Maestros,(AFT, siglas en inglés) que tiene más de un millón de miembros..

Por su parte, los dirigentes del Local 117 de los Teamsters, John Scearcy, Secretario-Tesorero, y Michelle Woodrow, presidente, declararon:

“El caso de Janus es la culminación de décadas de ataques a familias trabajadoras por parte de los altos ejecutivos y los políticos que hacen su voluntad de manipular la economía a su favor. Quieren debilitar a los sindicatos porque los sindicatos han jugado un papel central en la defensa de las libertades que apreciamos construir y proteger a la clase media.

“La mejor manera para que nosotros, como miembros de uniones, nos preparemos para este ataque, es unirnos a nuestros compañeros de trabajo y reafirmar nuestro compromiso mutuo. Tenemos un plan para ganar y ser aún más fuertes, con los miembros liderando el camino.

“Nuestra unión es increíblemente resistente. Nos enfrentamos a muchos desafíos en el pasado, y hemos demostrado que, cuando nos mantenemos unidos, podemos mejorar nuestras vidas y nuestras comunidades. Estamos seguros de que esta vez también prevaleceremos”.

ATAQUE DE INTERES CORPORATIVOS

Eskelsen García afirmó que Janus sigue a décadas de ataques de intereses corporativos especiales sobre el derecho de los empleados a unirse para obtener oportunidades económicas.

Dijo que Janus es financiado por el Comité Nacional de Derecho al Trabajo y el Liberty Justice Center. Ambos grupos son parte de una red financiada por multimillonarios como los hermanos Koch y otros CEO corporativos que no creen que los trabajadores merecen las mismas libertades que tienen ni  negociar un rendimiento justo de su trabajo

La dirigente agregó:

“Los patrocinadores políticamente motivados detrás de Janus saben que este caso no es más que una cortina de humo para lo que realmente están tratando de hacer. En resumen, este caso es un asalto a las libertades de las personas que trabajan para ganarse una vida mejor para ellos y sus familias. Los partidarios del caso están intentando escribir las reglas aún más a favor de sus propios intereses corporativos especiales y otros multimillonarios. Los jueces de la Corte Suprema no pueden dejarse engañar “.

Refrendó que en esta economía manipulada, los sindicatos están siendo atacados.

Eskelsen García junto con la Asociación Estadounidense de Profesores Universitarios presentó el escrito Amigo de la Corte, como lo han hecho otras organizaciones y el gobierno de California al través de su procurador, el mexicoamericano Xavier Becerra, que ha salido en defensa de los trabajadores. Mediante ese recurso, solicitan a la Corte Suprema les permita aportar información y opiniones en favor de los sindicatos.

Ahora, la lucha de esas organizaciones es contra el tiempo. A marchas forzadas se preparan para este cambio provocado por la demanda de Mark Janus, un empleado del Departamento de Servicios de Salud y Familia de Illinois en contra del pago obligatorio de esas cuotas.

En una declaración, explicó por qué presentó su caso: “Para mantener mi trabajo en el estado, tengo que pagar cuotas mensuales a la Federación Estadounidense de Empleados Estatales, Condales y Municipales, un sindicato de empleados públicos que dice ‘representarme’ “. Agregó: “Estoy presentando este caso en nombre de todos los empleados del gobierno que quieren servir a su comunidad o a su estado sin tener que pagar primero a un sindicato”.

Un caso ante la Corte Suprema de Estados Unidos es un “ataque a las libertades de los trabajadores para ganarse una vida mejor para ellos y sus familias”, sostienen los educadores en un informe presentado ante la corte el 19 de enero.

La lideresa de NEA indicó que los sindicatos fuertes ayudan a crear escuelas sólidas para los estudiantes e incluso comunidades más fuertes que benefician a todos.

Expresó que durante generaciones, los sindicatos han sido el mejor camino hacia la clase media para los trabajadores, especialmente las personas de color y las mujeres.

 “Pero en esta economía manipulada, los sindicatos están siendo atacados, y esos ataques provienen no solo de la Casa Blanca y el Capitolio. Están sucediendo en las urnas y en la Corte Suprema con casos como Janus v. AFSCME”, enfatizó.

Eskelsen García agregó: “Los patrocinadores políticamente motivados detrás de Janus saben que este caso no es más que una cortina de humo para lo que realmente están tratando de hacer. En resumen, este caso es un asalto a las libertades de las personas que trabajan para ganarse una vida mejor para ellos y sus familias. Los partidarios del caso están intentando escribir las reglas aún más a favor de sus propios intereses corporativos especiales y otros multimillonarios. Los jueces de la Corte Suprema no pueden dejarse engañar “.

Según la revista The Guardian, la demanda representa una campaña orquestada a nivel nacional por intereses especiales conservadores para “desfinanciar ” a los sindicatos que representan a los empleados del servicio público. “Una red de grupos de expertos conservadores con puestos avanzados en los 50 estados se ha embarcado en una campaña” revolucionaria “diseñada para asestar un” golpe mortal “, afirma el artículo.

“Este caso es parte de un esfuerzo más amplio para debilitar la libertad y el poder de los trabajadores, socavar los servicios públicos y erosionar el bien común. El Tribunal Supremo debería considerar los beneficios de la negociación colectiva y la sindicalización sólidas para los empleadores públicos, los empleados y el público en general, incluidos mejores servicios gubernamentales, mejores resultados educativos y una mayor movilidad económica “, dijo Risa Lieberwitz, asesora general de AAUP.

“El tribunal tampoco debe ignorar el hecho de que muchos de los grupos que presentaron escritos en apoyo de Janus solo quieren manipular la decisión del tribunal de atacar a los sindicatos y privar a los gobiernos estatales y locales de amplios beneficios sociales que acompañan a la negociación colectiva”, dijo.

CALIFORNIA, APOYO A SINDICATOS

Procurador de California, Xavier Becerra.

El Procurador General de California, Xavier Becerra, salió en defensa de los trabajadores del estado, cuyos sindicatos pueden ser severamente lesionados si la Corte Suprema falla en su contra.

Becerra, mexicoamericano, presentó un escrito –Amigos de la Corte- en el caso  Janus en el que argumenta que la negociación colectiva cumple importantes intereses estatales y que la participación en los costos entre los empleados representados por el sindicato es una parte integral del sistema de negociación colectiva.

“Nuestros empleados públicos, ya sean maestros, bomberos, oficiales de paz o enfermeras, brindan servicios críticos a los californianos”, dijo.

Janus es el último eslabón  de una cadena contra organizaciones sindicales:

El caso, cuyos argumentos orales los escucharán los 9 jueces de la Corte Suprema, comenzó hace más de dos años cuando el gobernador republicano de Illinois, Bruce Rauner, presentó una demanda en la corte federal argumentando que las cuotas sindicales pagadas por los empleados estatales eran inconstitucionales. La abogada demócrata Lisa Madigan defendió la ley estatal. Mark Janus, especialista en manutención infantil, y otros dos empleados del estado pidieron unirse a Rauner.

Un juez federal desechó la demanda del gobernador y el Séptimo Tribunal de Circuito en Chicago hizo lo mismo .

La National Right to Work Legal Defense Foundation apeló en nombre de Janus y urgió al Tribunal Supremo a resolver el asunto. Le dijo a la corte que hay cerca de 11 millones de empleados sindicales en los 22 estados afectados, y de ellos, cerca de la mitad trabajan en el sector público.

Janus se opuso a pagar $44 al mes a la Federación Estadounidense de Empleados Estatales, del Condado y Municipales. “Entré en esta línea de trabajo porque me preocupo por los niños. Pero sólo porque me preocupo por los niños no significa que también quiera apoyar a un sindicato gubernamental. Desafortunadamente, no tengo elección “, dijo en una declaración.

En 2016, los sindicatos del sector público obtuvieron un aplazamiento cuando el juez de la Corte Suprema de Estados Unidos Antonin Scalia murió inesperadamente. La corte ya había escuchado argumentos orales en el caso Friedrichs v. California Teachers Association, que impugnó la decisión de Abood de 40 años de obligar a los trabajadores que optan por no unirse a una fuerza laboral sindicalizada a pagar una “tarifa de agencia” para cubrir los costos de la negociación colectiva.

El tribunal se estancó en 4 a 4: un tribunal impasible creía que Scalia habría roto con un voto para poner fin a las tarifas obligatorias, lo que obligaría a los sindicatos del sector público a subsistir sólo por las cuotas voluntariamente obtenidas de los miembros.

La decisión dividida puso fin a Friedrichs pero dio lugar a varias quejas similares. Ahora que el juez conservador  Neil Gorsuch ocupa el asiento de Scalia, es probable que falle en favor de Janus.

La Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito desestimó el caso a principios del año pasado y dijo: “Por supuesto, sólo la Corte Suprema tiene el poder, si así lo desea, para invalidar Abood … Ni el el tribunal de distrito ni este tribunal puede anular Abood, y es Abood que se interpone en el camino de la demanda “.