La demanda, apoyada por corporaciones, multimillonarios y Trump.

___________________________________________________________________________________________________________________________

En la primavera entrante, el sindicalismo de Estados Unidos puede recibir otro golpe. La Corte Suprema habrá de decidir el caso Janus v. Federación Estadounidense de Empleados Estatales, Condales y Municipales. El propósito de la demanda – impulsada por  multimillonarios antisindicalistas, intereses corporativos y la administración Trump- es que se convierta en una opción pertenecer a un sindicato y no una obligación, como ocurre en California desde hace 40 años.

Es muy probable que el máximo tribunal del país apruebe esta demanda, considerando que 5 de sus 9 miembros son conservadores, de acuerdo a Juan Ramírez, vicepresidente del Sindicato de Maestros de Los Angeles.

Según Atlantic Black Star, el caso Janus es el último esfuerzo de States Policy Network (SPN) y del Consejo Legislativo y de Cambios Estadounidenses (ALEC) para destruir los sindicatos, sobre todo del sector público, que es mayor empleador del país. En el 2016, 7.1 millones de trabajadores fueron miembros de sindicatos.

De acuerdo al Partido Laborista, los sindicatos han ido perdiendo terreno. A mediados de la década de 1950, el 35 por ciento de todos los trabajadores del país estaban afiliados a una organización gremial y actualmente sólo el 11.9 por ciento.

De ellos, el 6,9 por ciento son trabajadores del sector privado, mientras que el 36,2 por ciento labora en el sector público.

Indica que un factor principal en el declive de la sindicalización fue la Ley Taft Hartley de 1947, que  prohibió las actividades militantes de los sindicatos e hizo ilegal que los comunistas ocupen cargos sindicales.

El doctor Steven C Pitts, catedrático de la Universidad de C Berkeley, indicó que los miembros de un sindicato ganan un 16,4 por ciento más de salarios que los no afiliados y tienen más probabilidades de tener un seguro de salud proporcionado por el empleador (17 por ciento) y un plan de jubilación patrocinado por el empleador (18 por ciento).

El caso Janus se centra en la capacidad de los sindicatos de cobrar las llamadas “tarifas justas”, que son el equivalente a las cuotas cobradas por los servicios que los sindicatos brindan a sus miembros. El modelo de las “cuotas Justas” está permitido desde el caso Abood en 1977, cuando fueron declaradas constitucionales.

CONTRA LA LIBERTAD DE LOS TRABAJADORES

El presidente de la Asociación de Maestros de California, Eric Heins, aseguró que el caso Janus v. AFSCME tiene profundas implicaciones para las familias trabajadoras, estudiantes y las comunidades.

“Es simplemente la culminación de décadas de ataques a la gente trabajadora por parte de los CEO corporativos, el uno por ciento más adinerado y los políticos que hacen su apuesta para manipular la economía a su favor, y su resultado podría enviar a nuestro país en la dirección equivocada. Las fuerzas detrás de este caso son las mismas fuerzas que han impulsado la privatización de la educación pública y la limitación de los derechos de voto, además de atacar a los inmigrantes y socavar las protecciones de los derechos civiles”.

Dijo que el objetivo de Janus, como lo fue en Friedrichs v. CTA, no es ningún secreto: “quieren usar la Corte Suprema para quitarle la libertad de los trabajadores a unirse en sindicatos fuertes, porque los sindicatos les dan a los trabajadores una voz poderosa al hablar para ellos, nuestros estudiantes, familias y comunidades”.

“Los sindicatos han jugado un papel fundamental en la construcción y protección de la clase media en Estados Unidos. Brindan a las personas trabajadoras estabilidad económica para sus familias y les dan las herramientas para construir una buena vida, hogar y educación para ellos y sus hijos. Durante 154 años, CTA ha estado defendiendo a las personas que trabajan, a nuestros estudiantes y a las comunidades que servimos. Ningún caso judicial detendrá nuestra determinación y defensa para nuestros estudiantes y nuestra profesión “.

MOVILIZACION MAGISTERIAL

En California el cobro de cuotas sindicales data de ese tiempo y ese dinero permite a los sindicatos hacer campañas en favor de sus miembros, darles servicios, negociar beneficios con los patrones y otras ventajas, explicó Ramírez.

Indicó que hay estados como Texas, Arizona, Florida, donde ha quedado abolido ese sistema y se ha advertido una baja del 20 por ciento en la membresía sindical.

Ante este scenario, la dirigentes del sindicato magisterial angelino lleva a cabo una labor con sus más de 33 mil afiliados para que estén plenamente informados y concientes sobre la importancia de formar parte del sindicato, en beneficio de ellos y de la educación pública, bajo ataque por el gobierno de Trump, que quiere reducirlo para dar prioridad a la educación privada.

Esta es video de la entrevista con Ramírez: