El ex comandante bosnio croata, Slobodan Praljakbebió veneno, según su abogada, momentos después de conocer el veredicto del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia, que lo condenó a 20 años de cárcel por crímenes de guerra durante el conflicto de los Balcanes de 1992 a 1995.

Antes de beber el líquido, Praljak rechazó la sentencia y defendió su inocencia. Enseguida ingirió de un frasco.

Poco después se dio a conocer que había muerto en un hospital de La Haya.

Praljak era uno de los seis ex militares y políticos bosnio croatas sentenciados por crímenes cometidos durante la guerra de Bosnia que comparecieron ante el tribunal para conocer el resultado de sus apelaciones.

Un caso similar es el de Ratko Mladic, apodado el “carnicero de Bosnia”, quien fue condenado a cadena perpetua por el mismo Tribunal, al ser responsable de una campaña serbia de limpieza étnica que dejó miles de muertos y desplazados.