Como parte de las protestas ciudadanas contra Peña Nieto en Querétaro – a donde fue a celebrar el aniversario de la Constitución-, se realizó el “fusilamiento” del mandatario en el Cerro de las Campanas,

En lugar, ahora considerado parque nacional, el 19 de junio de 1867  fueron ultimados por tropas de Benito Juárez el emperador Maximiliano de Habsburgo y los traidores Miguel Miramón y Tomás Mejía.

Los manifestantes llegaron al cerro tras realizar una movilización por calles y avenidas de la ciudad.

La consigna más reiterada fue “¡Fuera Peña!”, cargaron efigies del presidente; de los secretarios de Gobernación y Educación, Miguel Ángel Osorio Chong y Aurelio Nuño Mayer, respectivamente; del canciller Luis Videgaray; del gobernador Francisco Domínguez Servién, y del presidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega, ambos panistas, quienes también fueron “fusilados”.