Este 29 de enero es una nueva oportunidad para que el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición de Venezuela alcancen un acuerdo que logre calmar la crisis económica, social y política en la nación suramericana.

El encuentro que tiene lugar en República Dominicana se produce en medio de tensiones avivadas tras la orden de la Constituyente de adelantar las elecciones presidenciales para antes del 30 de abril, y luego de que el máximo tribunal del país excluyera la tarjeta de la alianza opositora (Mesa de la Unidad Democrática) de las elecciones.

Sin embargo, para el Presidente Maduro está todo listo para firmar un acuerdo con sus adversarios.

“El gobierno de Venezuela está listo para firmar el acuerdo con la oposición venezolana para la convivencia, el diálogo permanente, la paz y la democracia. Espero que la delegación de la oposición tenga capacidad de diálogo, entendimiento (…) yo estoy listo”.

También lea: HRW: Elecciones en Venezuela son “un fraude anticipado”.

El partido de Leopoldo López, Voluntad Popular, se levantó de la mesa de negociaciones denunciando incumplimiento del gobierno.

Otros partidos políticos que continúan aferrados a la mesa, como Acción Democrática y Primero Justicia, intentaban este fin de semana validarse nuevamente ante el Consejo Nacional Electoral.

Juan Requesen parlamentario de oposición se quejó de que “el gobierno establece una validación ilegal de partidos políticos, luego te convocan una elección presidencial sin ninguna condición electoral”.

“Hay gente que debemos participar y otras que no, hoy no hay una condición sin que el gobierno vuelva a cometer fraude”, señaló.

La oposición aún no define si irá o no a las elecciones presidenciales, y mucho menos ha informado quién será el candidato que competirá con el del gobierno.