La primera cumbre de padres y madres con niños inscritos en escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles se efectuó el jueves 1 de febrero en el Este de Los Angeles, con el objetivo de exponer los efectos negativos de la expansión de la educación de las escuelas chárter en campuses tradicionales y mostrar el rechazo a su privatización.

Unas 150 personas atendieron en la duela de basquetbol convertida en auditorio de la escuela elemental de la calle Lorena, para escuchar algunas vivencias de madres, quienes se han sentido decepcionadas por el trato que sus hijos han recibido en esos planteles, y recibir información sobre los raquíticos presupuestos del estado hacia la educación pública de representantes del sindicato de maestros de Los Angeles. ( UTLA, siglas en inglés).

Adrián Tamayo, un maestro de educación especial con 20 años de experiencia, mencionó que es vital para los padres el involucrarse en actividades para ejercer presión ante la Junta educativa del LAUSD y frenar la sangría económica del distrito que beneficia a las escuelas administradas como privadas.

“Quisimos nombrarle ‘cumbre’ porque es necesario que esta lucha se de en un espacio más grande, con un grupo de padres que representan un área más grande”, explicó Tamayo. “Queremos comenzar un movimiento para que los padres luchen por mejores escuelas públicas”.

Con un reclamo de retomar las escuelas para el beneficio de todos los estudiantes, varios maestros y madres dijeron que los niños recibieron unas bandas para ponérselas en las muñecas en las que escribieron temas de esperanza y metas a lograr en el futuro.

Ines Holguín y Marisol Grajales, madres de niños inscritos en escuelas del LAUSD.

Mónica Velez, activista y madre de un par de niños en la misma escuela, contó que a base de mucho trabajo y esfuerzo, los padres lograron eliminar un proyecto de expansión privado conocido como ‘cubicación’, que permite a las chárter apropiarse de salones, bibliotecas y áreas de recreo para servir a sus estudiantes dentro de los campuses donde se imparte la educación elemental tradicional.

Ello conduce a que los estudiantes del modelo público no puedan accesar a estos sitios, e inclusive se crean conflictos sobre el uso y compartimiento de patios de recreo y tiempos para las actividades deportivas.

Las protestas llamaron la atención de varios noticieros televisivos, y la divulgación de las noticias ayudó a frenar parte “de la ola” de privatización escolar, dijo Velez.  “Iba a haber mucha separación y división entre los niños. La escuela no es un lugar para divisiones. Queremos lugares de union para ellos”, insistió.

La escuela de la calle Lorena opera bajo un sistema híbrido de cubicación.

Eloisa Galindo, madre de un estudiante en la escuela elemental Marianna Avenue, mostró un grupo de pequeñas cartulinas con frases indicativas al apoyo de la educación pública, y mencionó que a cuatro de los siete directivos del LAUSD, favorecedores de las chárter, Ref Rodríguez, Nick Melvoin, Kelly Gonez y Mónica García, les incomoda ver esas señales de inconformidad.

“Una vez que operan dentro de las escuelas tradicionales, nos quitan los salones, los sitios de estudio de música y centros de tecnología. Ellos quieren que sean reubicados para las escuelas chárters”, se quejó Galindo.

Además, Galindo las criticó a las chárter por operar sin regulaciones que les exija buena contabilidad y reportes financieros en el gasto del dinero que obtienen del distrito, y aunque no mencionó a nadie por nombre, cuestionó las credenciales corporativas de telemercadeo de uno de sus directores.

FALTAN RECURSOS A LA EDUCACION ESPECIAL

Asistentes a la Cumbre de Padres.

Por otra parte, el tema de la notoria falta de recursos para la educación especial para chicos con discapacidades motrices o cognitivas resaltó en la reunión vespertina, ya que algunas madres mostraron su desacuerdo en que el distrito siga adjudicandole dinero a las chárters en perjuicio de estudiantes que no tienen ninguna oportunidad de estudiar en ellas.

Una es Luz María Montoya, quién cuestionó a la junta educativa por haber eliminado programas de ayuda médica con enfermeras y asistencia psicológica para estudiantes con discapacidades, y que cuando ellos se encuentran en la escuela ya no saben a donde acudir.

“Tenemos que exigirle a la junta que respete a nuestros hijos y a los programas de educación especial”, aseveró Montoya, quién es representante de padres del área este, y asiste a familias con estudiantes con diversas discapacidades.

Otra representante de la escuela elemental de la calle segunda dijo que el número de estudiantes inscritos se incrementó de 300 a 400, y que las cosas van poco a poco por buen camino.

UTLA contrató al grupo de consultoría MGT de América en el 2017 para conducir un estudio sobre el costo de operar las escuelas charters: el reporte indica que las escuelas privadas le cuestan al LAUSD $591 millones de dólares al año

Alex Orozco, tesorero de UTLA, dijo que han contactado a representantes de California en el Congreso para que les ayuden a obtener mejores partidas presupuestarias y aumentar la inversión pública en la educación elemental, secundaria y de preparatoria, y calificó al presidente Donald Trump como un líder falto de visión para estos menesteres.

Orozco mencionó que el candidato demócrata a la gubernatura Gavin Newsom se comprometió a alcanzar la meta de invertir $20,000 por pupilo para el 2020, e instó a votar por él, y a rechazar a Marshall Tuck y a Antonio Villaraigosa, quienes respaldaron el movimiento de las escuelas chárters durante su gestión como alcalde de Los Angeles.

En el evento estuvieron los vicepresidentes de UTLA Gloria Martínez y Juan Ramírez, quienes expusieron sobre la urgente necesidad de que haya más recursos económicos para la educación pública.

Martínez calificó a los padres como líderes de la comunidad  e indicó que el distrito escolar no necesita otro sistema corrupto que destruya las escuelas públicas. “Tenemos que ir a pelear en contra de los cuatro [ miembros de la junta escolar]”, pro chárter, dijo.

Ese organismo realiza una campaña denominada 20-20 para que en el 2020 se destinen 20 mil dólares por alumno ya que en la actualidad apenas y rebase los diez mil dólares, lo que contratasta con los 75 mil dólares que las autoridades destinan a cada reo de California.

El estado, dijeron, ocupa el lugar número 46 en Estados Unidos en cuanto a gasto por alumno, a pesar de que está considerada la sexta economía mundial.

Este es el video de la entrevista a Ramírez: