Pidió “cinco minutos” con el delincuente sexual, luego de escuchar los testimonios de sus hijas. Fue sometido antes de lograr su objetivo.

___________________________________________________________________________________________________________________________________

Larry Nassar, el depredador sexual que ya tiene una condena de hasta 175 años de prisión, se salvó de ser golpeado en una audiencia judicial por el padre de tres de sus víctimas.

El acusado se desempeñó como parte del cuerpo médico que atendió a gimnastas olímpicas de Estados Unidos y, desde su posición de poder, pudo violentar a las pacientes que pasaron por su consultorio.

Hasta ahora, más de 265 mujeres han testificado en su contra.

Durante una audiencia judicial que se desarrolla en Michigan, Randall Margraves escuchó los testimonios de sus hijas, quienes afirman que fueron abusadas sexualmente por el médico.

Al pedir la palabra, el padre solicitó a la jueza que le diera “cinco minutos” en una habitación cerrada con Nassar.

Ella le dijo que no podía hacer eso.

Margraves insistió en pedir un minuto, pero ante la negativa se lanzó contra el delincuente sexual, a quien no alcanzó porque fue detenido por los policías presentes.