El informe contendría supuestas pruebas del excesivo nivel de vigilancia a Carter Page, ex asesor de campaña de Trump, basado en información errónea brindada por el exespía británico que escribió el famoso “dossier de Trump”.

________________________________________________________________________________________________________________________________

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, generó polémica y alarma en el FBI al asegurar que haría público un informe elaborado por el Comité Republicano en el que se dan detalles de supuestos abusos que la agencia cometió, junto con el Departamento de Justicia en la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Las declaraciones del presidente se dieron minutos antes de dar su primer discurso sobre el Estado de Unión el pasado miércoles, cuando al saludar a los presentes se detuvo con el congresista Jeff Duncan, quien lo cuestionó sobre “el memo” y el presidente respondió “Oh sí, no te preocupes, lo haré cien por ciento seguro”.

De acuerdo con el diario estadounidense The New York Times, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) expresó en un comunicado “preocupaciones serias” pues el supuesto informe contiene omisiones que podrían comprometer la investigación.

Sin embargo, algunos medios estadounidenses informan que el memo acredita que Christopher Steele, exespía británico que escribió el famoso “dossier de Trump”, proporcionó información errónea al FBI, lo cual incrementó los esfuerzos de la agencia en la investigación sobre Rusia.

El pasado 5 de enero, los senadores republicanos Charles Grassley y Lindsey Graham, principales miembros del Comité Judicial del Senado estadounidense, impusieron una denuncia penal contra el ex espía británico Christopher Steele, ante el Departamento de Justicia.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en entrevista con CNN dijo que“no hay planes de hacer público el informe”, pero momentos después, John Kelly, jefe de gabinete de la Casa Blanca, dijo en entrevista con Fox News que  el memorando “se hará público bastante rápido”.

Los demócratas han reaccionado ya a las declaraciones del mandatario y han dicho que esto “podría dar a Trump la excusa perfecta para despedir al ‘número dos del Departamento de Justicia’”, Ros Rosenstein, e incluso el fiscal especial encargado de la trama rusa, Robert Mueller.

El memo contendría supuestas pruebas del excesivo nivel de vigilancia a Carter Page, ex asesor de campaña de Trump, pues con base en la información proporcionada por Steele, él estaría actuando como agente ruso. Fue entonces cuando Ros Rosenstein, supuestamente firmó una orden judicial para efectuar el espionaje, situación que ha molestado a Trump.

Según fuentes anónimas citadas este jueves por las cadenas CNN, Trump se reunió con Rosenstein y lo cuestionó sobre si “estaba en su equipo”, a lo que el número dos del Departamento contestó “por supuesto, todos estamos en su equipo, señor presidente”.

Si el presidente estadounidense quisiera despedir a Mueller, Trump necesitaría que Rosenstein autorizara ese despido y éste ya ha asegurado que no lo hará si no hay una causa justificada.

(Con información de The New York Times, CNN y ABC)