Una juez del Reino Unido ha fallado en contra de retirar la orden de arresto que pesa sobre Julian Assange y se ha negado a permitir que salga libremente de la embajada ecuatoriana.

“Habiendo considerado los argumentos (…) no estoy convencida de que la orden deba ser retirada“, afirma la juez principal de distrito Emma Arbuthnot en su fallo.

A su vez, el propio activista ha explicado en su cuenta de Twitter que, de momento, la juez ha fallado solo en contra del primer punto técnico de los cuatro que se van a oír, y la audiencia continúa. En un tuit anterior, afirmó que “si perdemos el primer punto, entonces procederemos a discutir el resto hoy”, y si “ganamos algún punto, cae la orden” de arresto.

Argumentos de la defensa

En 2012, el fundador de WikiLeaks se saltó la fianza y se refugió en la sede diplomática ecuatoriana en Londres, para evitar su extradición a Suecia donde enfrentaba cargos por presuntos delitos sexuales. Sin embargo, los fiscales suecos retiraron estos cargos en mayo de 2017.

Aún así, Assange no ha podido abandonar la embajada, ya que podría ser arrestado por incumplir las condiciones de su fianza en el Reino Unido.

En este contexto, el abogado de Assange, Mark Summers, argumentó que la orden de arresto debería ser retirada porque había “perdido su propósito y su función”, citando los cargos retirados contra el activista en Suecia.

“[Assange] ha pasado cinco años y medio en condiciones que, según cualquier punto de vista, son similares a la prisión, sin acceso a atención médica adecuada o a luz solar, en circunstancias en las que su salud física y psicológica se ha deteriorado y está en serio peligro”, escribió Summers en documentos judiciales citados por The Guardian.

Argumentos de la fiscalía

Sin embargo, Aaron Watkins, que representa al Servicio de Fiscalía de la Corona del Reino Unido, ha calificado el argumento de Summers de “extraño e insostenible” y de intento de “distorsionar la legislación” para permitir que Assange abandone la embajada.

“Assange había sido liberado bajo fianza en los procedimientos; estaba obligado a entregarse a la custodia del tribunal y no se entregó a la hora acordada para que lo hiciera. Por lo tanto, la garantía se mantiene”, ha explicado Watkins, calificando la situación de Assange como “extremadamente simple”.