El fuego ha echado de sus casas a 190 mil personas y cientos de escuelas cerraron. Varias viviendas han quedado calcinadas; casi 6 mil bomberos combaten las llamas en la zona.

___________________________________________________________________________________________________________________________

Los Ángeles.

Al menos 190 mil personas han tenido que huir de sus casas, cientos de escuelas permanecen cerradas y numerosas viviendas han quedado calcinadas a causa de los incendios que afectan desde el lunes a California, agravados por la sequía y los fuertes vientos de otoño conocidos como Santa Ana. Casi 6 mil bomberos trabajan en la zona.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitió una declaración de emergencia para California, lo que permite a los funcionarios federales coordinar la ayuda para desastres y liberar fondos federales.

También libera fondos de emergencia federales para los lugares afectados por el desastre, incluyendo los condados de Los Ángeles, Riverside, San Diego y Ventura, declarados en estado de emergencia por el gobernador de California, Jerry Brown.

Este año también se desataron incendios devastadores en el norte de California que dejaron 44 muertos y causaron daños por miles de millones de dólares.

El incendio más reciente se inició en la región próxima a la ciudad de San Diego, cerca de la frontera con México. En pocas horas se quemó allí una superficie de 16 kilómetros cuadrados. Unas 65 viviendas resultaron destruidas. La autopista 76 tuvo que ser cerrada en ambas direcciones. De acuerdo con la cadena de noticias CNN tres personas sufrieron quemaduras y dos bomberos resultaron heridos.

Un centro para entrenar valiosos caballos de carrera se consumió con el fuego. Según los medios, las llamas se propagaron tan rápido que los propietarios apenas pudieron soltar los caballos para que huyeran.

En otros lugares del sur de California los bomberos han tenido más éxito. El fuego que se desató cerca del lujoso barrio de Bel Air, donde viven numerosas celebridades, estaba controlado la noche del jueves, según señalaron las autoridades. No obstante, seis casas se quemaron y otras 12 resultaron dañadas. Varios miles de personas tuvieron que abandonar sus mansiones.

El museo de arte Getty, que está en las cercanías, en el oeste de Los Ángeles, finalmente consiguió evitar las llamas. El centro estuvo cerrado por dos días, pero tiene previsto volver a abrir hoy. Las autoridades advirtieron además de los densos humos y de la mala calidad del aire en las áreas afectadas.

Los peores incendios ocurrieron en el condado de Ventura, al noroeste de Los Ángeles, donde desde el lunes las llamas han arrasado más de 534 kilómetros cuadrados. Decenas de miles de personas tuvieron que salir de sus casas.

Por el momento no se puede tener una dimensión del daño total de las llamas. Las autoridades temen que cientos de casas acaben destruidas.

El fuego también alcanzó los viñedos del multimillonario de los medios de comunicación Rupert Murdoch en Bel Air. Un colaborador de la revista Wine Spectator señaló que la mayoría de las construcciones se salvaron de las llamas, pero no una bodega con costosos vinos. Murdoch adquirió la propiedad en 2012 por casi 29 millones de dólares, según se informó.

Expertos en meteorología señalan que la sequedad extrema y los fuertes vientos de Santa Ana han causado que los incendios arrecien de esta forma en California. La región enfrenta una época especialmente seca para la época del año en la que estamos, dijo el científico Daniel Swain en Los Angeles Times del jueves. Un verano muy cálido y un otoño igualmente cálido han abrasado toda la capa de vegetación. Apenas ha llovido y, según los meteorólogos, los fuertes vientos seguirán hasta el domingo.