También demandan que corporaciones paguen más impuestos en favor de la formación de los niños californianos.

__________________________________________________________________________________________________________________________________

El problema fundamental de la educación en California, en Los Angeles, es la falta de recursos económicos. El actual presupuesto alcanza apenas para lo indispensable. O como dice el vicepresidente del Sindicato de Maestros de Los Angeles (UTLA, siglas en inglés), Juan Ramírez, “apenas para medio comer”. Debido a ello, la educación dista de ser óptima. Y por eso el llamado a los padres de familia para que sepan que sus niños no van a tener la formación que merecen si continua la situación actual. Deben participar, actuar, exigir a legisladores, al gobernador, no quedarse callados, ni inmóviles.

Esa fue la intención de las seis protestas de los maestros y miembros de la comunidad angelina el pasado jueves, realizada en diversos puntos de la geografía angelina. En unas hubo cientos, en otras miles de personas. Se trató de enviar el mensaje a los padres que es inadmisible que el estado más rico del país – como lo es California, la sexta economía mundial- ocupe el lugar 46 a nivel nacional entre las entidades que destinan menores recursos a los estudiantes. Esa cantidad apenas rebasa los diez mil dólares, cuando hay estados con menos poderío económico que ya alcanzan casi los 20 mil dólares por estudiante anual.

Y lo peor del caso es que en California se invierte más en un preso – 75 mil dólares anuales- que en un estudiante, lo que resulta inadmisible, a decir de UTLA.

Esta organización gremial despliega una campaña para lograr que en el 2020 se destinen en California 20 mil dólares por estudiante. Se denomina 20-20. Ramírez manifestó que les sorprendió que la semana pasada el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles haya asumido ese postulado magisterial y se dirigió a las autoridades del Golden State demandando mayores recursos.

Ramírez, empero, afirma que eso no es suficiente, porque a lo retórico hay que darle cuerpo con acciones firmes, continuadas y sostenidas para lograr el propósito.

UTLA por lo pronto hizo saber que seguirá organizando protestas para demandar más recursos y mayor eficacia al distrito escolar para mejorar lo necesario a fin de que la educación tenga un salto de mayor calidad. Esto lo encuadran en una serie de demandas contenidas en la campaña Las Escuelas que Merecen los Estudiantes de Los Angeles.

Ramírez, originario de Jalisco, en una entrevista celebrada en su oficina, habló del significado e impacto de la presión magisterial y de lo dañino de la expansión de las chárter, porque merman recursos a la educación pública.

Indicó que las chárter son pagadas con fondos que habrían sido destinados a la escuela pública, con frecuentes daños a los planteles más necesitados.

Dijo que el crecimiento no regulado de las chárter cuesta al distrito escolar angelino 590 millones de dólares anuales, dinero que podría haber ayudado a pagar tamaños más pequeños de clase, clases de artes, música y programas de estudios étnicos, así como bibliotecarios, enfermeras y consejeros.

“Hoy en día, agregó, la Asociación de Escuelas Chárter de California trata de desmantelar el sistema de educación pública, que es dirigido democráticamente”.

Esta es la primera parte del video de la entrevista a Ramírez:

EL PAPEL DE LOS MILLONARIOS PRIVATIZADORES

Ramírez también expresó que los magnates de las chárter que destinaron 13 millones de dólares para impulsar la candidatura de Nick Melvoin y Kelly Gonez, ahora deberían usar su fuerza económica e influencia para presionar para cambiar las reglas a fin de que haya más dinero para los estudiantes de California.

Hizo notar que cuando las personas y corporaciones de elevados ingresos paguen lo justo en impuestos, se podrían generar más de diez mil millones de dólares en California, de los cuales el 40% se destinaría a la educación.

Por eso, insistió ne la necesidad de hacer presión en los legisladores – senadores y asambleístas- a fin de que hagan leyes para capitalizar al sector educativo.

Los maestros – agregó- no tienen millones de dólares, pero sí conexión con los padres de familia, muchos de los cuales son votantes, lo cual aprovecharán para pedirles que hagan presión.

En la actualidad, el presupuesto de California 2017-18  incrementa el gasto por cada estudiante a más de 11 mil dólares, el más alto en la historia estatal. El financiamiento asciende a $74 mil 500 millones , casi  $3 mil millones más que el presupuesto el año fiscal anterior.

La Junta de Educación del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD, siglas en inglés), tiene un presupuesto de $ 7.500 millones, que incluye 121 despidos de empleados clasificados y la reasignación de al menos 180.

Los empleados más afectados son auxiliares de biblioteca, con 30 de ellos despedidos, dejando a 43 escuelas primarias sin personal de la biblioteca. Otros afectados son especialistas en nómina, técnicos de contabilidad, ayudantes de enseñanza y asesores de seguridad.

Por el bajo presupuesto, hay despidos y una calidad educativa que dista mucho de la que debe tener California, el estado líder de la Unión Americana, de acuerdo a las palabras de Ramírez.

Este es el otro video de la entrevista con el dirigente:

 

EXIGENCIAS

Como parte de la campaña Las Escuelas que merecen los estudiantes de Los Angeles, la organización magisterial  negocia lo siguiente con el distrito escolar:

*Aumento en el financiamiento por alumno.

*Tamaños de clases más bajas en todos los grados.

*Más enfermeras, consejeros, trabajadores sociales, bibliotecarios docentes en las escuelas.

*El fin de los mandatos de overtesting y top-down.

*Servicios integrales y establecimiento de escuelas comunitarias.

*Poner fin a la privatización de las escuelas públicas.

* Que los padres y educadores tengan voz en el diseño de los presupuestos escolares.

*Más apoyo a la disciplina escolar.

*Atención médica y salarios competitivos para atraer y retener a maestros de calidad.

*Eliminar la excesiva cantidad de exámenes y los liderazgos de arriba hacia abajo.