Con 25 mil 339 homicidios dolosos, en 2017 fue confirmado hoy por el Secretariado como el año más violento en la última década. Las cifras revelan que el Estado de México, que gobierna Alfredo del Mazo, es la única entidad mexicana que aparece en los primeros tres lugares en extorsión, secuestro y homicidio.

__________________________________________________________________________________________________________________________________

Ciudad de México, 21 de enero (SinEmbargo).- El año que recién terminó, 2017, fue el más violento en una década, de acuerdo con datos difundidos hoy por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El Estado de México, la entidad gobernada por el priista Alfredo del Mazo, aparece en los tres primeros lugares de los tres principales indicadores de la violencia. Fue el primero en extorsión, con mil 54 carpetas abiertas; además aparece en el tercer lugar en secuestro, y el segundo en homicidios.

El segundo lugar en extorsiones pertenece a Nuevo León, cuyo Gobernador con licencia, Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, anda en campana porque quiere ser Presidente.

En secuestro, el primer lugar pertenece a Tamaulipas, gobernada por el panista Francisco Cabeza de Vaca, y el segundo es de Veracruz, también en manos de un panista, Miguel Ángel Yunes Linares.

La mayor cifra de homicidios por entidad en México pertenece a Guanajuato, con 4 mil 39; la entidad es gobernada por el panista Miguel Márquez Márquez. El segundo lugar es del Estado de México y el tercero, de Guerrero, en manos del priista Héctor Astudillo Flores.

En casi todo el país la violencia escaló. Los estados más críticos son Colima, Nayarit, Veracruz, Baja California, Baja California Sur, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí y Zacatecas.

Si en algún momento se pensó que la guerra del ex mandatario Felipe Calderón Hinojosa llegó al punto más álgido de víctimas posible, la administración del Revolucionario Institucional la superó.

Durante los cinco años de Gobierno de Enrique Peña Nieto se acumularon 96 mil 421 denuncias por homicidio doloso, de acuerdo con el último corte (a diciembre) del Secretariado Ejecutivo. Es decir, un promedio diario de 52.8 carpetas de investigación abiertas en el país.

Con Calderón Hinojosa fueron abiertas, en promedio, 49.9 denuncias al día. En la administración pasada, el 2011 había sido registrado como el año más violento con 22 mil 409 homicidios dolosos.

Al inicio de su gestión, el Presidente Peña Nieto aseguró que su estrategia de seguridad estaría basada en no crear una apología de la violencia, no confrontar a grupos criminales y centrar la batalla en la captura de 122 “objetivos prioritarios”. Sin embargo, la llamada guerra contra el narco perduró.

La fragmentación de los cárteles también ha sido acompañada por la diversificación de los delitos a los que se dedican. Con Peña Nieto, el robo de combustible superó los registros de cualquier otro Gobierno.

En sus dos primeros años la actual administración acumuló 6 mil 754 tomas clandestinas, cuando la de Calderón reportó 719 y la de Vicente Fox 286.

Pese a que la estrategia en contra de los grupos del crimen organizado lleva cerca de 10 años, la seguridad en el país se deteriora más y más.

Especialistas consultados anteriormente por SinEmbargo coincidieron en que el Gobierno de Peña Nieto no reforzó lo ya hecho por los presidentes que le antecedieron y, hoy, ven lejos que se dé un cambio real en lo que resta de la actual administración.

A cinco años de Gobierno una cosa es clara, el legado del Presidente Peña Nieto será el del sexenio más violento de la historia moderna de México con más asesinatos, un número de desaparecidos sin precedente, denuncias por tortura que también imponen récords…

 

 -Con información de Juan Luis García Hernández