La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português Français Deutsch

Son redobladas las acciones para impedir el acceso de drogas a planteles angelinos

September 18, 2022 - por

Son redobladas las acciones para impedir el acceso de drogas a planteles angelinos

Melanie Ramos.

Autoridades, padres, comunidad y alumnos están más vigilantes para que las escuelas estén libres de drogas. El fallecimiento de la estudiante Melanie Ramos por consumo de fentanilo – droga  hasta 100 veces más potente que la heroína-  dentro de la secundaria  Helen Bernstein, en Hollywood, prendió los focos rojos y acentuó la exigencia: no más muertes de alumnos por estupefacientes.

“Melanie tiene que ser el ejemplo”, declaró la familia de la jovencita desaparecida, que también culpa al distrito escolar “por no proteger a los estudiantes”.

La lideresa de padres y madres de familia, María Deisy Ortiz, afirma que lo ocurrido a Melanie pudo haberse evitado y responsabiliza al distrito escolar por su “deficiente” política de seguridad escolar que, además, excluye a los padres. (Ver nota adjunta).

“Dejen de envenenar a nuestros hijos. Esto tiene que parar. Le puede pasar a cualquiera. Desafortunadamente le ocurrió a nuestra familia”, expresó una tía de Melanie.

El alcalde, la policía angelina y miembros de la comunidad coinciden: la venta de drogas a los estudiantes es creciente. Es un reflejo de lo que ocurre socialmente. La despenalización del consumo de la mariguana ha agudizado el problema.

Campaña de sensibilización

Ante esa situación, el Superintendente de LAUSD, Alberto Carvalho, ha hecho saber que se duplicará la campaña de sensibilización pública en el sistema escolar. Además, trabajará con entidades públicas y privadas para proporcionar más actividades y seguridad en los espacios escolares.

La madre de Stefany, María Agueda, indicó que el distrito escolar ha contactado a padres para decirles que advertirá a los estudiantes sobre los peligros del consumo de drogas.

Agueda, incluso, apoya que la policía traiga perros rastreadores de drogas y emprenda búsquedas aleatorias, no anunciadas de enervantes en los campus.

El estudiante de noveno grado del plantel Bernstein, Chey Payne, dijo que las drogas ya eran un problema en esa secundaria, donde más alumnos sufren sobredosis.

“Tienes que aprender a decir que no. Hay que ser cautelosos porque el mundo es un lugar peligroso”, expuso.

“Quiero que la escuela vigile mejor a todos los que están aquí, porque nunca se sabe quién podría llevar drogas a la escuela”, dijo Johann Hervert, primo de Melanie, quien cursa el noveno grado en ese plantel.

“Piensa en Melanie antes de tomar nada”, expresó otra de sus tías en mensaje a los estudiantes. “No tomes nada que se supone que no debes tomar”, agregó.

La familia de Melanie desconocía que consumía drogas. Así ocurre con buena parte de parientes de alumnos. Una madre de familia – cuyo nombre de omite por obvias razones- ignoró que sus tres hijos -quienes estudiaban en un plantel de Bell Garden- usaban estupefacientes y lo supo cuando tenían más de 15 años, formaban parte de pandillas y uno de ellos vendía esas sustancias. Ahora, ya de adultos siguen con esa dependencia, no estudian y la mayor parte de sus ingresos como empleados lo destinan a la adquisición de estupefacientes. Dos de ellos, incluso, ya han estado en prisión.

Pide a los padres que estén vigilantes de sus hijos y que no les ocurra lo que a ella: que se salieron de su control desde la adolescencia. Y ahora de adultos, imposible redimirlos.

LAUSD señaló que “debemos estar atentos y deliberados para garantizar que los espacios que ocupan nuestros estudiantes fuera de la escuela sean igualmente seguros”.

Ha pedido a los miembros de la comunidad que si tienen información que pueda conducir a la detención de quienes vendieron las drogas a los estudiantes que le dieron las pastillas a Melanie y su compañera que resultó con intoxicación severa y que se repone en un hospital, que se  comuniquen a la línea de información anónima al (800) 222-TIPS”.

“Hay una organización de drogas detrás de esto”, ha señalado el jefe de la policía angelina, Michel Moore.

Los dos adolescentes detenidos por haber proporcionado la droga a Melanie son alumnos de Apex Academy, una escuela chárter que comparte campus con la secundaria Bernstein.

Se cree que Melanie compró píldoras que contenían fentanilo a uno de los estudiantes arrestado bajo sospecha de homicidio involuntario.

Estudiantes que vendían drogas a estudiantes, expuso el jefe Moore.

Más policías en campus

Moore indicó que buscan a los distribuidores de drogas que usan a estudiantes para introducir los estupefacientes a la escuela.

“La conciencia pública, que conduce a la prevención, es la mejor estrategia, pero también ayudaría poner a la policía escolar en el campus”, planteó.

Hay versiones policiacas que indican que Melanie adquirió Percocet, un opioide adictivo que los médicos recetan para aliviar el dolor moderado a severo. El problema se agrava cuando le agregan fentanilo.

La alta peligrosidad del fentanilo

El doctor Garay Tsai, director de Prevención y Control de Abuso de Sustancias del Departamento de Salud del Condado de Los Angeles, emitió una alerta por el creciente peligro de esas píldoras ilícitas.

Dijo que esas píldoras se pueden obtener fácilmente y tomar en cualquier lugar. “ Y esa es – aseguró- la parte aterradora. Es un riesgo para alguien que nunca antes se ha usado como droga en su vida”.

La alerta advierte que en 2021 el fentanilo causó el 77 por ciento de las muertes por sobredosis de adolescentes en el país.

“Las muertes por sobredosis relacionadas con el fentanilo y la metanfetamina han aumentado en el Condado de Los Angeles incluso antes de la pandemia y continúan aumentado a un ritmo alarmante”, indica la alerta del doctor Tsai.

“Los distribuidores que mezclan analgésicos comunes con fentanilo es una práctica cada vez más común”, dijo el alcalde angelino, Eric Garcetti.

Y aseguró:

“Una píldora puede matar”.

El edil lanzó la advertencia:

“Escucha esto: si vendes la muerte a nuestros hijos, vendremos por ti”. “Esta no fue una sobredosis. Esto fue un asesinato. Y mi corazón se rompe con las familias y los niños afectados por este mal creciente. No descansaremos hasta que se haga justicia”.

Hay otros estudiantes que han consumido drogas vendidas en el Lexington Park, “bien conocido por permitir que la venta de drogas a nuestros estudiantes”, dijo el Superintendente Carvalho.

Otro de los arrestados, un menor de 16 años, porque se sospecha que vendía narcóticos en ese parque.

Por lo pronto, ese parque ha sido cerrado, por disposición del concejal de esa zona, Mitch O´Farrell.

Apoyo a la familia de Melanie

La familia de la joven fallecida ha creado una  página de GoFundMe para recibir donativos a fin de afrontar los gastos derivados de la situación.