“Abuelo, ven y sálvame”: las últimas palabras de un niño por teléfono antes de morir en los incendios de California

July 30, 2018 - por

“Abuelo, ven y sálvame”: las últimas palabras de un niño por teléfono antes de morir en los incendios de California

Fallecidos.

Emily y James Roberts, de 4 y 5 años respectivamente, se vieron sorprendidos por las llamas en Redding, en el norte de California. Antes de fallecer, consiguieron llamar a su bisabuelo y esposo de Melody Bledsoe, quien también murió con ellos luego de taparlos con una manta húmeda tratando de protegerlos.

__________________________________________________________________

Melody Bledsoe trató desesperadamente de salvar la vida de sus dos bisnietos, pero finalmente murieron los tres. La mujer, de 70 años, se vio sorprendida en su casa de Redding, en el norte de California, cuando las llamas del incendio Carr arrasó su vivienda.

Desde el jueves, sus familiares y amigos habían tratado por todos los medios de encontrarlos. Pero el sábado en la tarde se confirmó que habían fallecido en el domicilio cuando las llamas los sorprendió en su hogar.

Bledsoe, sin embargo, trató de salvar la vida de los niños, Emily y James Roberts, de 4 y 5 años respectivamente. Según contó su nieta Amanda Woodley en un post en Facebook, la mujer “hizo todo lo posible para salvarlos” y se envolvieron todos “en una manta mojada”.

“Mi corazón está partido y no puedo creer que esto esté pasando. Sigo continuamente viendo sus caras bellas. Han sido unos días muy duros”, indicó.

Su muerte sorprendió también a Ed Bledsoe, esposo de Melody y bisabuelo de los dos niños. Poco antes de que fallecieran, recibió una llamada de teléfono en la que le pidieron que volviera y los ayudara. El hombre había salido 15 minutos antes para ir al doctor, según él mismo dijo a CNN.

“Les dije ‘Ya voy de vuelta’. Dejé todo lo que estaba haciendo y me fui”, afirmó entre sollozos. Ed sostuvo que las autoridades no les habían advertido de que debían evacuar la zona debido a las llamas del incendio.

Cuando trató de dar la vuelta con su auto, no pudo seguir por la ruta que normalmente toma. El tráfico hizo que abandonara el carro y tratara de llegar a su casa a pie. Pero nunca pudo: las llamas se lo impidieron.

“Pero aun así traté de llegar, pero vinieron y me pararon (las autoridades) y no me dejaron seguir”, explicó.

En esos últimos minutos, antes de que sus familiares fallecieran, consiguió hablar con ellos una última vez. “Él (su nieto) no hacía nada más que repetir: ‘Abuelo, ven y sálvame. El fuego está en la puerta de atrás’. Yo le dije ‘Ya estoy cerca'”. Según confesó, su nieto estuvo hablando hasta que murió por las llamas.

Su esposa y su otra nieta también consiguieron hablar con él. “Abuelo, te quiero, te quiero, abuelo”, repitió en numerosas ocasiones la joven Emily.

Finalmente, el teléfono se cortó y, pese a que trató de llamarlos nuevamente, nunca tuvo respuesta.

Sin control

El incendio Carr ha dejado ya seis muertos hay, al menos, siete desaparecidos. Además, ha provocado la evacuación de 38,000 personas en el condado de Shasta. En total, son ocho los muertos por los incendios en todo el estado.

Hasta este domingo, el fuego había quemado ya más de 95,000 acres y solo estaba contenido en un 17%. Las condiciones meteorológicas no están ayudando: las altas temperaturas están haciendo que sea más complicadas las tareas de los bomberos.

“El clima hoy es un factor realmente que influye en el comportamiento del fuego y en la habilidad para controlarlo”, señaló a la agencia EFE Cheryl Buliavac, portavoz del Departamento Forestal y de Protección Contra Incendios de California (Cal Fire).

Sufrimiento de animales

Según el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, en inglés) “una peligrosa ola de calor continúa avanzando a través de una parte del suroeste (del país) y de California”, y ello irá acompañado de altas temperaturas, ambiente seco y vientos que favorecen la rápida propagación de las llamas.

Este domingo, se encontraron los restos de una persona cerca de Redding, a unas 230 millas (370 kilómetros) al norte de San Francisco, que no quiso abandonar el lugar pese a recibir la advertencia de evacuación, informó el sheriff del condado de Shastam, Tom Bosenko.

Según Cal Fire, 517 estructuras (casas y edificios) quedaron destruidas y otras 135 dañadas a causa de este incendio, iniciado el pasado 23 de julio por una “falla mecánica en un vehículo” y que para el jueves propagó sus llamas hacia el oeste de Redding.