La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português Français Deutsch

Actores en Kiev dan función en un sótano, bajo el asedio de las bombas

April 8, 2022 - por

Actores en Kiev dan función en un sótano, bajo el asedio de las bombas

En la silla, el actor Daniil Prymachov; luego, sus colegas Valerii Simonchuk y Alina Zevakova, durante la representación. Foto Dpa

El joven actor Daniil Prymachov representa a un preso con los ojos vendados que está sentado en una silla.

Otros dos hombres intercambian opiniones acerca de qué deberían hacer con él. Son interpretados por Alina Zevakova y su colega Valerii Simonchuk, quien participa a través de una videollamada desde la región occidental de Ucrania.

La obra se titula The New World Order (El nuevo orden mundial), pieza de un acto del dramaturgo británico y ganador del Premio Nobel Harold Pinter (1930-2008).

El público presente en el sótano está integrado por 10 personas que también habitan allí. Mientras, unos 300 espectadores siguen la representación teatral en una transmisión en directo en línea.

El día después, la directora Tanya Shelepko afirma que la experiencia es “absolutamente extraña”.

“Hubo un bombardeo a lo largo de toda la función. Lo que hacíamos nos parecía mal y bien al mismo tiempo”, admite.

¿Incorrecto porque estaban haciendo teatro en medio de una guerra y correcto porque al fin y al cabo pueden dar algo al público? Shelepko no puede responder a la pregunta. “Lo pensaremos luego”, dice. Más tarde. “Después de la victoria”, agrega.

Recuerdos lejanos

El fin de la guerra no se vislumbra, pero su inicio parece también haber quedado muy lejos.

Tanya Shelepko aún recuerda exactamente cómo comenzó todo. Su despertador estaba programado para las 6 horas, pero aquella mañana del 24 de febrero se despertó más temprano. Eran las 5:42.

Nunca olvidará esa hora. El ruido sordo de las explosiones la sacó de su sueño. Dos minutos después la llamó su novio y le dijo: “La guerra ha comenzado”.

También Andrii Palatnyi tiene los recuerdos más precisos de aquella mañana del 24 de febrero.

“La guerra me alcanzó cuando viajaba en tren a Mariupol”, declara el actor. El curador del premiado festival cultural internacional GogolFest se encontraba de viaje rumbo a la ciudad portuaria cuando el tren se detuvo de repente, cerca de las cuatro de la madrugada en un descampado.

“Luego continuó a marcha lenta, de estación en estación, hasta que finalmente arribamos a Mariupol, pero ni siquiera nos permitieron llegar a la estación. Nos detuvimos y luego volvimos a Kiev. Esa fue la última vez que vi Mariupol, desde la ventana del tren”, rememora.

Mariupol es hoy, en gran parte, un páramo de escombros. El teatro, que Andrii Palatnyi tan bien conoce, fue bombardeado pese a que numerosos civiles se habían refugiado allí en busca de protección de los ataques aéreos.

En una página web creada apresuradamente se puede ver cómo era Mariupol antes de la guerra: una metrópolis vibrante, en especial culturalmente. Fue capital de la cultura de Ucrania en 2021.

La primera reacción de Tanya Shelepko a la guerra fue abandonar Kiev. Pero luego de tres días regresó, porque tenía el sentimiento de que no estaba donde debía.

Al principio, le pareció que sus ideas de realizar trabajos artísticos eran equivocadas, pero después de dos semanas tuvo un convencimiento: “Yo soy directora de teatro y cada uno debería hacer aquello que mejor sabe hacer”.

Por eso, comenzó a ensayar The New World Order en el ProEnglish Theatre, el único teatro angloparlante de Ucrania.

La obra ya había sido programada mucho antes de la guerra, y ahora a Shelepko le parece que fue una profecía.

También en el Metro de Kiev, donde muchas familias buscaron refugio, hay artistas activos, que intentan hacer lo que mejor saben. Dibujan con niños y construyen esculturas con ellos. Les leen cuentos e interpretan obras de teatro con títeres.

Los niños suelen ser mejores que los adultos a la hora de dejar a un lado las preocupaciones, la tristeza y el miedo para concentrarse plenamente en el momento que viven. El arte los hace olvidar por un pequeño instante la enorme desgracia que sufren.

Algunos artistas cambiaron su bata de trabajo o su traje de actuación por un uniforme y hoy luchan en el ejército. Por eso, Tanya She-lepko debió buscar un nuevo elenco para The New World Order.

¿Tiene acaso sentido actuar en medio de una guerra? Para todos los integrantes de la compañía de teatro es importante realizar durante el día tareas prácticas de ayuda humanitaria.

Distribuyen alimentos y medicinas, apoyan a los reporteros extranjeros que siguen informando sobre lo que sucede en Kiev, y ensayan a la noche, cuando comienza a regir el toque de queda.

El ProEnglish Theatre está en un sótano. Ahora lo llaman refugio del arte.

“Es relativamente seguro aquí”, afirma Shelepko. Eso sí, siempre está el riesgo de que pase algo.

“A veces se piensa dos segundos en ello, pero luego hay otras cosas que hacer. En tiempos de paz he pensado con mucha más frecuencia en esos riesgos. Ahora es el momento de pensar en la vida”, expresa la directora de teatro. Durante los ensayos están rodeados de siete gatos, que también tienen su hogar allí.

Durante la transmisión en directo del estreno, el Día Internacional del Teatro, la compañía recibió numerosos mensajes de solidaridad desde diversos puntos del planeta.

“Amor y fuerza desde Londres”, “Enviando amor y abrazos desde Nueva York”, “Enviando amor y solidaridad de corazón desde Yokohama, Japón”, fueron algunos de los mensajes. “Es extraordinario que actúes en medio de la guerra, tan fuerte y tan valiente”, escribió en tanto una usuaria de Facebook.

¿Se prevén más funciones para las próximas semanas? Los artistas se ríen un poco de esta pregunta. “Planificar no es una palabra que usemos mucho en este momento”, responde Valerii Simonchuk.