Al alza, males emocionales e intentos de suicidio de estudiantes, pero las autoridades escolares no responden a la emergencia, denuncian maestros

November 27, 2019 - por

Al alza, males emocionales e intentos de suicidio de estudiantes, pero las autoridades escolares no responden a la emergencia, denuncian maestros

Ansiedad, depresión e intentos de suicidio crecen entre la población escolar del país, pero las autoridades educativas no responden eficazmente a esta situación. Ante ello, sindicatos de maestros ya han incorporado la salud mental a sus negociaciones de contrato colectivo.

Según los nuevos datos publicados el mes pasado por los Centros para el Control de Enfermedades, la tasa de suicidios para jóvenes de 10 a 24 años se elevó a 56% entre 2007 y 2017.

En California, el número de estudiantes de secundaria que piensan en el suicidio es de uno de cada cinco, según la Encuesta de Clima, Salud y Aprendizaje Escolar de 2019.

Miles de estudiantes tienen necesidades complejas y crecientes de salud mental y los educadores quieren desesperadamente ayudarlos, planteó la Federación de Educadores de Saint Paul, Minnesota, (SPFE, siglas en inglés),que ha hecho de la salud mental su tema principal en la mesa de negociación este año.

Exige que cada escuela pública de St. Paul que sirve a los estudiantes de K-12 sea atendida por un equipo de salud mental con personal con licencia en estos puestos: psicólogo, consejero, trabajador social y enfermero, así como especialistas en apoyo conductual o profesionales equivalentes de apoyo a la educación.

Es una propuesta basada en la experiencia de los educadores y los padres. “Reunimos a algunos de nuestros líderes (SPFE) que son expertos en esta área —consejeros, psicólogos, enfermeras, trabajadores sociales— y algunos miembros de la comunidad también, y ahí es donde llegamos a esta propuesta”, dice Nick Faber, Presidente de SPFE.

La idea es que “todos los estudiantes de cada escuela deben tener un proveedor calificado para ayudarlos a navegar por la salud mental”, dice Tom Stinson, un enfermero de la escuela St. Paul durante 22 años y miembro del equipo de negociación contractual de SPFE.

El sindicato reintrodujo la propuesta el mes pasado. En respuesta, el distrito escolar dijo que les gustaría armar un comité para estudiar el tema. Los líderes sindicales dicen que eso es inaceptable para la crisis en sus escuelas.

“Claramente no están escuchando la urgencia”, dice Faber.

AYUDAR A LOS ESTUDIANTES NECESITADOS

Al igual que la mayoría de los distritos escolares en los Estados Unidos, St. Paul tiene un gran número creciente de estudiantes con necesidades de salud mental, incluyendo muchos afectados por traumas en sus vidas.

El año pasado, el 70 por ciento de los adolescentes dijeron que la ansiedad y la depresión es un “problema importante” entre sus compañeros.

Mientras tanto, los maestros aprenden  cómo las experiencias traumáticas en la infancia, como los desalojos, la falta de vivienda, la violencia en el hogar o el vecindario, pueden afectar el desarrollo cerebral de un niño y la capacidad de aprender.

En un nuevo sitio web, llamado supportstpaulstudents.org, los miembros de SPFE cuentan las historias de estos estudiantes y sus necesidades abrumadoras y insatisfechas.

En ese espacio se lee:

“Cada persona en nuestro sistema de escuelas públicas  siente el impacto de la crisis de salud mental que están experimentando nuestros jóvenes. Cuando las necesidades de salud mental de un estudiante no se están retomando, no sólo actúa como una barrera para su propio aprendizaje, sino que también puede tener un problema en sus compañeros de clase, su maestro y otros profesionales en el edificio. En la base de nuestras escuelas públicas está la idea del aprendizaje comunitario, y cuando un individuo en nuestra comunidad está luchando – todos luchamos.

“Esta lucha es la historia de nuestra comunidad, a menos que tomemos medidas para cambiarla. Hemos escuchado de profesores, profesionales de salud mental, padres y otros acerca de lo dramático que está teniendo la crisis de salud mental en nuestras escuelas”.

INSENSIBILIDAD Y RECORTES PRESUPUESTALES

Plantean que los recortes presupuestarios, la falta de consejeros capacitados y otros profesionales de la salud mental, junto con los persistentes estigmas en torno a la salud mental, tienen a los distritos escolares  luchando para cerrar la “brecha de tratamiento”.

Una consejera de la escuela media, la única consejera de su escuela atiende a casi 500 estudiantes, incluidos estudiantes refugiados. “No hay manera de que pueda ayudar, guiar, apoyar y abogar por todos mis estudiantes que lo necesitan”, dice.

Con tanto trabajo y estrés, además del miedo constante que están fallando a sus estudiantes, los educadores de St. Paul también están sufriendo. Describen noches de insomnio y otros síntomas de estrés traumático secundario, que se experimenta a través de la exposición indirecta al trauma. “Debido a que no tenemos estos apoyos en nuestras aulas, el año pasado tuvimos 300 maestros que no regresaron, eso es 10 por ciento”, dice Faber.

La respuesta del distrito escolar de St. Paul ha sido inadecuada, dicen.

En la escuela secundaria de Stinson, sólo hay un trabajador social para atender a casi 2.000 estudiantes. , el único trabajador social trabaja casi exclusivamente con estudiantes con IEP. El otro 80 por ciento de los estudiantes no tienen mucho acceso a una trabajadora social. ”

Mientras tanto, algunos psicólogos de la escuela St. Paul tienen casos llenos de 1.800 niños en dos o tres escuelas, y los consejeros y enfermeras están igualmente sobrecargados. Stinson es la única enfermera.

PROYECTO EXITOSO EN POMONA

En Pomona, California, opera con éxito, en la Sala 401, el Centro de Consejeros Pares en Garey  High School. En cualquier momento durante el día escolar, un estudiante que está luchando puede entrar en esta suite cómoda y despejada y sentarse con un compañero que está allí para empatizar, hacer preguntas, lo más  importante, escuchar.

Aunque ningún estudiante se ha suicidado en los últimos cinco años, la población estudiantil de la escuela está lejos de ser inmune a las sofocar presiones y ansiedades que han plagado a adolescentes estadounidenses en todo el país, dice Santillan. “Demasiados de nuestros hijos están en crisis”, asegura..

Aproximadamente un tercio del cuerpo estudiantil de 1800 ha utilizado el programa durante el último año escolar. Para algunos, el asesoramiento entre pares se convirtió en la última línea de defensa.

“Un par de estudiantes nos han dicho que estaban en camino fuera del campus para quitarse la vida”, recuerda Santillan. “Pero se detuvieron en la oficina cuando salían, lo suficientemente curiosos como para ver si este era un lugar donde oían algo diferente.

“Por suerte, lo fue”, dijo.

Agregó que aprovechar a los estudiantes como fuentes de apoyo para otros estudiantes no es una idea nueva. Sin embargo, el aumento de la tasa de suicidios y el enfoque emergente en la ansiedad y el trauma de los estudiantes han despertado un nuevo interés en los programas peer-to-peer.

Garey tiene un equipo de entre 80 y 90 consejeros homólogos, cada uno manejando a diez estudiantes. Cada uno se forma con la empatía, la escucha activa y las habilidades sociales y emocionales básicas. La escuela invita a las agencias de salud mental del condado de Pomona a hablar con los estudiantes, y los grupos de padres locales son traídos para hablar sobre las banderas rojas y señales de advertencia de los alumnos que pueden ser fáciles de no entender. “Hacemos muchos juegos de rol”, dice Santillan.

Un equipo de pares a menudo incluye a los estudiantes que han luchado con ansiedad o depresión ellos mismos, pero que desde entonces han superado sus problemas.  ”

Durante el año escolar, entre 80 y 90 estudiantes de Garey  High School sirven como consejeros de pares.

Gavin Santillan enseñó inglés y drama durante 23 años antes de convertirse en consejero de Garey  High School en 2017.

“Sería genial si pudiéramos duplicar o triplicar el número de psicólogos y consejeros de nuestra escuela”, añade Santillan. “Pero si queremos llegar a todos nuestros hijos que están en crisis, siempre necesitaremos este programa”.