Baja la tendencia del COVID-19 en el Condado de LA; en Orange reabrirán algunas escuelas

August 26, 2020 - por

Baja la tendencia del COVID-19 en el Condado de LA; en Orange reabrirán algunas escuelas

Barbara Ferrer, titular de Salud del Condado de Los Angeles.

La tendencia del coronavirus en el Condado de Los Angeles sigue a la baja, lo que abre la posibilidad de la reanudación de clases presenciales en el mediano plazo.

En las ‘ultimas dos semanas la tasa de contagios sigue decreciendo hasta llegar a 197.5 por cada cien mil personas, de acuerdo al el Departamento de Salud Pública de California.

Para que el condado abandone la lista de vigilancia COVID-19 de California ese índice debe ser debajo de los 100 por cada cien mil habitantes.

El Departamento de Salud Pública del Condado de L.A. reportó 989 nuevos casos, señalando que era la primera vez que el número de nuevos casos ha sido inferior a 1.000 desde principios de junio. A mediados y finales de julio, había habido alrededor de 3.200 nuevos casos al día, dijeron los funcionarios.

El departamento de salud dijo que es demasiado pronto para saber si el recuento de casos se mantendrá por debajo de 200.

El gobernador Gavin Newsom anunció en julio que cualquier condado en la lista de monitoreo no podía abrir escuelas K-12 para clases en persona, incluyendo todas las escuelas públicas, privadas, charter y basadas en la fe.

Pero el mandatario  permitió que los distritos escolares públicos, así como las escuelas chárter y privadas, solicitaran a través de su agencia de salud local una exención para reabrir la escuela para los grados K-6 solamente.

Los funcionarios de salud del condado de L.A. dijeron que a principios de este mes no emitirían exenciones, pero reconsiderarían su decisión una vez que los números cayeran a un nivel aceptable.

“La salud pública se ve alentada por las tasas de casos que caen por debajo de 200 y está trabajando para evaluar la nueva orientación emitida hoy por el CDPH para determinar qué ajustes adicionales pueden ser necesarios antes de abrir el proceso de exención”, dijo la agencia en un comunicado el martes.

“La Salud Pública lo asesorará tan pronto como se abra el proceso de solicitud de exención escolar y acepte las solicitudes.”

La semana pasada, los funcionarios de salud dijeron que las solicitudes de exención podrían distribuirse a las escuelas —y luego enviarse a los funcionarios estatales para su revisión— una vez que el condado cumplió con el umbral de transmisión reducido. También se deben aprobar planes de seguridad robustos, y el condado debe mantener un recuento reducido de casos durante 14 días antes de que se puedan considerar las exenciones.

“La doctora Barbara Ferrer – titular de Salud del condado- y todo su equipo han estado pensando en esto de cerca”, dijo el doctor Mark Ghaly, Director de Salud y Servicios Humanos, refiriéndose al director de salud pública del condado de L.A. y a las exenciones escolares.

“Estas decisiones sólo se tomarán cuando… un distrito escolar, así como padres e hijos y otros grupos comunitarios locales, se unen con el compromiso del oficial de salud local para seguir de cerca la transmisión”.

La semana pasada, la Agencia de Atención Médica del Condado de Orange anunció que varias escuelas fueron aprobadas para las clases en persona después de que la tasa de infección del condado disminuyera. El acuerdo llegó poco antes de que el Condado de Orange fuera retirado de la lista de vigilancia del estado. Si un condado permanece fuera de la lista estatal durante 14 días, todas las escuelas pueden reabrirse.

Más condados han sido eliminados de la lista de monitoreo del estado mientras California continúa viendo una meseta en los casos COVID-19 y una caída en las hospitalizaciones.

El promedio de siete días para los resultados positivos de las pruebas COVID-19 es actualmente del 5,7%, dijo Ghaly. Eso está por debajo de la media general del país, que según la Universidad Johns Hopkins es actualmente 6.1%.

Como las cifras han ido a la baja en las últimas semanas, ocho condados de California han sido eliminados de la lista y están a la espera de directrices estatales sobre cómo comenzar a reabrir algunas de las empresas forzadas en medio de una segunda ola de la pandemia COVID-19. El estado planea lanzar nuevas directrices sobre reaperturas esta semana, dijo Ghaly.

A medida que los incendios masivos han obligado a decenas de miles de personas a evacuar en algunas partes del estado, y a medida que se acerca el Día del Trabajo, Ghaly subrayó la necesidad de que los residentes eviten congregarse con otras personas fuera de sus hogares y mantengan prácticas de distanciamiento social para mantener bajas las tasas de transmisión.

La semana pasada, el Director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Robert Redfield, dijo que esperaba que la tasa de mortalidad en todo el país disminuyera a medida que los casos habían disminuido. En una entrevista con el Journal of the American Medical Assn., Redfield atribuyó el progreso a los cierres de negocios y las prácticas de distanciamiento social.

“Creo que he visto datos bastante fuertes que los pasos de mitigación que defendimos, algo tan simple como una máscara facial, distanciamiento social, lave las manos, el cierre de bares y tener comidas cubiertas limitadas en restaurantes”, han ayudado a controlar la pandemia, dijo.