Alerta en el condado de Los Angeles por la propagación acelerada de COVID-19

June 29, 2020 - por

Alerta en el condado de Los Angeles por la propagación acelerada de COVID-19

La joven rumbo al hospital al ser víctima del coronavirus.

El Departamento de Salud del condado de Los Angeles emitió una alerta debido a que la  COVID-19 se propagando rápidamente en la comunidad.

La dependencia confirmó 22 muertes adicionales relacionadas con el coronavirus y 2.903 nuevos casos COVID-19 el lunes, el mayor número de nuevas infecciones de un solo día que el condado ha reportado desde que la pandemia golpeó a los Estados Unidos.

El recuento diario eleva el número total de casos de coronavirus en el condado a más de 100.000.

La región es el epicentro de la pandemia en California con más de 3,300 muertos.

Autoridades sanitarias temen que la reapertura de actividades económicas acelere la enfermedad a grado tal que puedan saturarse hospitales públicos y privados.

Barbara Ferrer, directora de salud pública del condado de L.A., dijo que los nuevos datos muestran “aumentos alarmantes en los casos, tasas de positividad y hospitalización”.

“Hay mucho más en juego, ya que estos aumentos continuos resultarán en que muchas más personas se enfermen gravemente, y muchas más muertes de COVID-19”, dijo.

La doctora Christina Ghaly, directora de servicios de salud del condado expresó:

“Estamos viendo un aumento en la transmisión. Estamos viendo a más gente enfermar y entrar en el hospital. Esto es en gran medida un cambio en la trayectoria de la epidemia en los últimos días. Es un cambio para peor y un motivo de preocupación”.

De continuarse esta tendencia, el condado angelino considera que los hospitales habrán de saturarse en dos o tres semanas y en julio las camas de unidades de cuidados intensivos.

Los hospitales también pueden agregar camas más allá de su capacidad normal, entre un 20% y un 40% más.

La tasa de transmisión efectiva del coronavirus ha aumentado. Anteriormente, a principios de mayo, por cada persona infectada, menos de una persona en promedio estaba infectada, un testimonio del éxito de la orden de estancia en casa. Pero a principios de junio, a medida que la reapertura se aceleró, la tasa de transmisión del coronavirus se había deslizado por encima de 1, lo que significa que por cada persona infectada, 1,26 personas se infectan en promedio.

“Esperamos que el número de casos aumente rápidamente”, dijo Ghaly.

Considera que aunque esta tasa es menor que la que el condado de L.A. vio antes en la pandemia, cuando cada persona infectada infectó en promedio a otras tres personas, la tasa actual todavía puede causar un número mucho mayor de nuevos casos “debido a la base mucho más amplia de individuos infectados que tenemos hoy en día”.

El aumento de la transmisión probablemente ocurrió en algún momento alrededor de la semana del Día de los Caídos o poco después. En ese momento, los funcionarios del condado de L.A. decidieron reabrir gradualmente la economía porque los datos eran estables, sin aumentos en las hospitalizaciones y una disminución de las nuevas muertes, dijo Ferrer.

Pero desafortunadamente, las personas y las empresas no se han adherido a las órdenes de salud para usar máscaras en público y mantenerse alejados de situaciones de hacinamiento. La mitad de los restaurantes visitados por los inspectores del condado no están cumpliendo con las nuevas reglas, y los funcionarios han visto ejemplos de hacinamiento en los espacios públicos.

“He tenido una explosión de nuevos brotes en los lugares de trabajo. Uno que se cerró el fin de semana pasado, tuvo más de 115 infecciones. Una vez más, muy poco cumplimiento de las directivas sobre cómo operar una fábrica con la mayor seguridad posible”, dijo Ferrer.

“Y hemos tenido numerosos ejemplos de brotes porque las familias se están reuniendo con familiares y amigos para celebrar bodas, cosas que habían pospuesto, y de nuevo, creado un mayor riesgo, y hubo transmisión”, dijo Ferrer.

Ferrer también indicó que, según datos de Foursquare, que el fin de semana después del 20 de junio, día en que los bares reabrieron en el condado de L.A., 500.000 personas visitaban lugares de vida nocturna. Y el condado ha observado un aumento del 40% en los casos de coronavirus entre las personas más jóvenes, entre las edades de 18 y 40, en las últimas dos semanas.