Alista Trump el cierre parcial de la frontera con México

March 19, 2020 - por

Alista Trump el cierre parcial de la frontera con México

________________________________________________________________________________

Ebrard: labor conjunta con EU y Canadá en la lucha contra el virus

________________________________________________________________________________

Nueva York.

Donald Trump se proclamó ayer presidente en tiempos de guerra, preparó al cierre parcial de las fronteras del país y ordenó la producción de equipo médico bajo poderes militares ante la invasión del Covid-19 en Estados Unidos, mientras Washington impulsa medidas masivas de asistencia económica de emergencia.

“Es una guerra… Vamos a derrotar al enemigo invisible”, afirmó el comandante en jefe de Washington en conferencia de prensa en la Casa Blanca. Explicó que estaba por ordenar ayer mismo el cierre parcial de la frontera con México, negar el acceso a todo solicitante de asilo y cualquier persona que intente ingresar de manera no autorizada y regresarlos de inmediato a México, y anunció un acuerdo mutuo para cerrar el tránsito no esencial.

Sin embargo, más tarde fuentes oficiales indicaron que la medida podría demorarse unos días mientras Washington negocia la colaboración del gobierno de México para su implementación, reportó The Washington Post.

A la vez, Trump invocó una ley de defensa que existe desde la guerra contra Corea en 1950, mediante la cual puede ordenar a empresas privadas que aceleren la producción de equipo médico y otras necesidades ante la crisis de salud.

Ante las severas consecuencias económicas de la pandemia, el Congreso aprobó, y el presidente lo promulgó, un primer paquete de asistencia federal con la finalidad de otorgar beneficios de desempleo, pruebas gratuitas para el virus, asistencia alimenticia y médica, así como el pago de días por enfermedad, entre otras medidas.

Al mismo tiempo, avanzó la negociación entre legisladores y la Casa Blanca acerca de un masivo paquete de estabilización económica de aproximadamente un billón de dólares, que incluye todo tipo de medidas de apoyo para diversos sectores, como pagos directos a ciudadanos.

Algunos legisladores ya sienten la crisis en persona: el diputado republicano cubanoestadunidense Mario Diaz Balart se convirtió en el primer caso confirmado de Covid-19; poco después se anunció el segundo, el demócrata Ben McAdams.

La Bolsa de Valores, a pesar de estos anuncios, se desplomó de nuevo y con ello se borró el incremento registrado desde la llegada de Trump a la Casa Blanca.

Sismo económico

Con el cierre de diversas industrias, desde la automotriz –General Motors, Ford y Fiat-Chrysler acordaron suspender operaciones de sus fábricas de América del Norte por lo menos hasta fines de marzo– hasta la de hoteles, restaurantes, bares, antros y centros culturales, cadenas de tiendas comerciales, el sector deportivo y más, decenas de miles de trabajadores se encuentran sin empleo y ante un futuro incierto.

El Economic Policy Institute calcula que la crisis desaparecerá 3 millones de empleos de esta fecha hasta el verano, mientras el secretario de Tesoro comentó a legisladores que en el peor de los casos, la tasa de desempleo podría llegar a 20 por ciento.

Los más vulnerables son los trabajadores inmigrantes, sobre todo los indocumentados, que no tienen derecho a la asistencia pública ni a beneficios de desempleo y quedarán aún más en situación de precariedad.

Comunidades de inmigrantes temen presentarse a solicitar ayuda médica por el temor que ha generado la persecución antimigrante del régimen de Trump, lo cual tiene severas implicaciones para el control de la pandemia, aseguran expertos médicos.

Este miércoles líderes comunitarios y religiosos de Nueva York y otras ciudades exigieron la liberación de inmigrantes en centros de detención ante la amenaza del virus en esos lugares, así como dar una moratoria de redadas y deportaciones, las cuales han continuado la última semana.

Anoche, la agencia federal de control migratorio (ICE, por sus siglas en inglés) anunció que suspenderá los arrestos, con algunas excepciones, hasta que concluya la crisis sanitaria.

Sin embargo, es inevitable que las repercusiones se expresen en un desplome en las remesas e inversiones en sus países de origen, incluyendo México.

Rescate humanitario

En tanto, el gobierno federal desplegará dos buques-hospital de la Marina, uno al puerto de Nueva York y otro a las costas de California, con el propósito de atender la crisis, debido a que se espera que abrumará la capacidad del sistema de salud. Esas naves suelen ser utilizadas para misiones humanitarias en países pobres.