Antonio González: In Memoriam

November 24, 2018 - por

Antonio González: In Memoriam

LOS ANGELES

A Antonio González lo conocí en la Universidad De California San Diego (UCSD). Ambos fuimos estudiantes en dicho plantel, ubicado en La Jolla, California.

En nuestras primeras conversaciones me enteré que era originario de la Ciudad de Norwalk, dentro del perímetro del Condado de Los Ángeles. Antonio sobresalió entre el estudiantado porque aunque no recuerdo que hayamos compartido clases si lo ubico como un estudiante políticamente conciente y comprometido con cambios radicales que permitieran a las mayorías trabajadoras del país colocarse como los señores y amos del país a través de la elección de legítimos representantes del pueblo.

Fuera del salón de clases, lo recuerdo plantado tras una mesa llena de libros en algún lugar del campus universitario, semana tras semana. Los libros abarcaban toda una gama de temas interesantes como la lucha por conquistar derechos civiles para todos; las luchas de liberación nacional de los pueblos del continente africano, Vietnam, la revolución cubana y panfletos impresos con discursos de Malcom X, Fidel Castro y Ernesto el “Che” Guevara. También se hacían notar textos con los escritos de Carlos Marx, Federico Engels  y  Lenin. Pero sobre todo en esa mesa se podían encontrar textos de León Trotsky.

Y también desde esa mesa, Antonio y varios de sus compañeros intentaban convencer a los transeúntes a que se interesaran y compraran copias del periódico “El Militante”.

“El Militante” era una publicación semanal que servía como órgano de difusión del programa político del Partido Socialista de los Trabajadores (Socialist Workers Party por sus siglas en ingles).  Después supe que Antonio se había afiliado a La Alianza de Jóvenes Socialistas (the Young Socialist Alliance por sus siglas en ingles). Aunque nunca compartimos trabajo político siempre respete el fervor y la abnegación y la pasión con la que se entregó a sus convicciones por acercar a la humanidad a un mundo mejor.

A los dos o tres años de haberlo conocido,  desapareció del campus universitario. En 1981 se graduó en historia de Estados Unidos en la Universidad de Texas en San Antonio. Cuando tuve noticias de él se había sumado al esfuerzo del legendario Willie C. Velázquez, quien a partir de 1972 y durante casi toda la década de los ochenta, dedicó cuerpo y alma a registrar ciudadanos méxico-americanos para votar.

Willie C. Velázquez fundó y dirigió el Proyecto Para El Registro De Votantes Del Sur-Oeste (SouthWest Voter Registration Project).

El 15 de Junio de 1988, la muerte sorprendió a  Velázquez quien perdió la vida como consecuencia de un padecimiento de cáncer en los riñones. De forma metafórica, la antorcha de la participación en el sistema electoral norteamericano le fue entregada a Antonio González, quien no vaciló en aceptar tan alta responsabilidad.

De regreso en el Sur De California, González fue el fundador y cabalgó con la bandera del Instituto Willie C. Velázquez. Por las siguientes casi tres décadas fue un incansable promotor de la idea de que todos los ciudadanos norteamericanos de origen latinoamericano tenemos la obligación de registrarnos para votar y votar. Fue en esta etapa de su vida que conoció y contrajo matrimonio con Alma Martíne, con quien procreó dos hijas.

Mientras que en la década de los ochenta, en el Estado de Texas, Willie C. Velázquez y Antonio González batallaban para registrar a todos nuestros ciudadanos mexicoamericanos para que pudieran votar y votaran, en California a mi me tocaba el honor y el privilegio de encabezar la lucha de los trabajadores indocumentados por lograr la legalización y luego la naturalización. En 1986, el Presidente Ronald Reagan firmó la reforma más masiva de que se tenga memoria teniéndose como resultado que más de tres millones de trabajadores indocumentados dejaron de serlo, se legalizaron y hoy se puede asegurar que millones de ellas y ellos se han naturalizado, se han registrado para votar y están votando.

La distinción política de Antonio González es su trabajo para registrar latinos para votar, politizarlos para que votaran y se postularan como candidatos para puestos de elección popular.

Se han elegido un número récord de hispanos a cargos de elección popular a lo largo y ancho del país. Sin embargo, continuamos siendo y recibiendo trato de “ilegales” por los poderes políticos del país. González no dejó de trabajar nunca porque el también aborrecía el racismo y la discriminación generalizada por falsos demócratas al interior del Partido Demócrata.

Por esta razón, recordamos las contribuciones del compañero Antonio González al movimiento por los derechos políticos y económicos plenos de los latinos. Le extendemos a todos los miembros de su familia nuestras más sentidas condolencias y pésame.

Compañero Antonio González: puedes descansar tranquilo pues nuevos Antonios ocupan ya las trincheras de lucha tuyas, defendiendo las ideas y los principios políticos por los que ofreciste tu vida: paz, trabajo, educación e igualdad de derechos para todas y todos.

Que descanse en paz Antonio González.

¡ La lucha continúa!

*Juan José Gutiérrez es el coordinador de la Coalición Derechos Plenos Para Los Inmigrantes y fundador del Comité MORENA – Los Ángeles. Fue el dirigente que articuló la defensa latina contra la Proposición 187 y la derrotó en las cortes. En octubre de 1994 organizó la hasta entonces mayor marcha latina en Estados Unidos, cuando más de 300,000 mil hispanohablantes fueron del este al centro angelino a protestar contra esa proposición de republicanos.