Biden ganó las primarias en Florida, Illinois y Arizona. Presión a Sanders para que abandone sus aspiraciones presidenciales

March 17, 2020 - por

Biden ganó las primarias en Florida, Illinois y Arizona. Presión a Sanders para que abandone sus aspiraciones presidenciales

Joe Biden en uno de sus discursos. Foto Afp

Nueva York.

El ex vicepresidente, Joe Biden, consolidó su ventaja sobre el senador Bernie Sanders al conquistar las elecciones primarias de Florida, Illinois y Arizona.

Estos resultados en los tres estados en juego este martes intensificarán la presión sobre Sanders de la cúpula del partido y sus aliados para ceder la nominación a Biden. “Esto ya se acabó… la elección [primaria] se acabó esta noche, creo que eso quedó claro”, afirmó David Axelrod, ex estratega de Barack Obama, en CNN esta noche.

Biden, al festejar sus triunfos esta noche, invitó a los simpatizantes de Sanders a unirse a su campaña, declarando que “los he escuchado” y “sé lo que tenemos que hacer”.

En las próximas horas Sanders dará indicaciones de sus intenciones inmediatas. Vale señalar que su campaña tiene ya equipos desplegados en varios estados con primarias programadas hasta abril.

La crisis del coronavirus ha contagiado al proceso electoral. Ohio, estado clave en el mapa electoral nacional, suspendió de último momento sus primarias programadas para este martes declarando una emergencia de salud por el coronavirus. Ahora son cinco los estados que han postergado sus primarias.

También ha infectado el debate y la batalla electoral, y ahora se supone que la evolución de esta epidemia, su impacto social y económico y el manejo de todo este desastre por los políticos estadunidenses podría ser factor decisivo -uno recién introducido- en la elección presidencial.

De hecho, en el sondeo más reciente, sólo un 46 por ciento de los estadunidenses opina que el gobierno federal está haciendo lo suficiente para enfrentar el coronavirus -un desplome de 15 puntos comprarado con el mes pasado (NPR/PBS NewsHour). Sin embargo, otros analistas señalan que si Trump tiene la suerte de superar la crisis antes de la elección en noviembre, probablemente sería recompensado con la reelección.

En parte por eso, varios líderes demócratas dicen que urge un frente demócrata unido, o sea el fin de la pugna por la nominación, lo antes posible.

Con la contienda por la nominación como candidato presidencial del Partido Demócrata reducida a dos (de los más de 20 candidatos originales), Biden y Sanders ahora representan una pugna por el futuro del partido, entre nuevas generaciones y una vieja alianza de cúpula, con el ex vicepresidente prometiendo un regreso a la “normalidad” pretrumpiana, y Sanders invitando a una “revolución política” impulsada por lo que llama una “coalición multirracial” encabezada por jóvenes.

Todos entienden que el ganador de la pugna interna necesitará de las bases de su contrincante para enfrentar a Trump en la elección general que culmina en noviembre.

A pesar de los deseos de los analistas y asesores cercanos a la cúpula política y económica del país, incluyendo algunos de los grandes medios, que desde hace un par de semanas cerraron filas a favor de Biden, proclamando que Sanders ya no tiene ruta viable para ganar los delegados necesarios para obtener la nominación, el candidato antiestablishment aún no ha cedido.

Algunos señalan que Sanders ya ganó, aún si no obtiene la nominación, por el hecho de que ha logrado impulsar hacia la izquierda el debate sobre la agenda nacional del partido, obligando a casi todos los candidatos centristas a abordar sus temas de una transformación ecológica de la economía ante el cambio climático, el acceso a la salud como derecho, abordar la deuda estudiantil, y la desigualdad económica.

De hecho, Biden elogió hoy a las fuerzas de Sanders, reconociendo que “han girado la conversación fundamental en este país”.

Varios observadores consideran que Sanders no ha cedido el paso a Biden no sólo porque cree que aún tiene posibilidades, sino para asegurar que estos temas permanezcan el centro del debate demócrata, y queden dentro sus propuestas electorales.

Pero los intereses alrededor de Biden y su historial no indican que podrá convencer a las bases de Sanders, sobre todos los jóvenes, de que podrá representarlos, y por ahora, aunque se está disputando la nominación, es una pugna por el futuro del partido.

Sin embargo, ambos candidatos han repetido que en una cosa están absolutamente de acuerdo: la prioridad es derrotar a quien consideran uno de los presidentes más peligrosos de la historia, Donald Trump.