La Educación

Al Servicio del Pueblo Latino de California

Traductor:

English Español Português Français Deutsch

Biden: jugada política maestra

June 21, 2024 - por

Biden: jugada política maestra

Los Angeles

En horas de la tarde del pasado 18 de junio, el presidente Joe Biden anunció que mediante un Decreto Ejecutivo se establecía un programa de legalización para beneficiar a los cónyuges indocumentados casados con ciudadanos de Estados Unidos.

La medida contempla extender la protección legal a estos indocumentados, quienes podrán solicitar un “Parole In Place”. La persona que logra dicho estaus legal tiene forma de demostrar que ingresó de forma legal a EU y por consiguiente puede solicitar y recibir un permiso temporal de trabajo por tres años. Al final de este tiempo podrá solicitar la residencia legal permanente y 2.9 años después de obtener su  ‘tarjeta verde”, archivar su naturalización como ciudadano de esta nación.

Se calcula que cubrir este ciclo, de principio a fin, demandará una espera mínima de seis años pero durante todo este proceso se podrá vivir y trabajar, con una tranquilidad con la que no cuentan los paisanos hasta estos momentos por su condición de indocumentados.

Cuando a principio de mes se comenzó a comentar sobre la inminente posibilidad de crear este programa migratorio, expertos en la materia, calcularon que se podrían beneficiar hasta 1.1 millones de personas. El presidente alertó que tan sólo se beneficiarían un total de 500,000 personas. Lo cierto es que aunque no es lo que se necesita para resolver la crisis migratoria que agobia y asfixia a más de 11 millones de indocumentados, la cantidad de beneficiados sí representa una masa humana de proporciones considerables.

El significado político de este movimiento

Las elecciones se ganan con el mayor número de votos a favor contra el número inferior obtenido por su contrincante.

Para nadie medianamente versado en el actual proceso electoral para definir quién será el siguiente presidente de  EU, resulta misterioso que se perfilen como muy reñidas las elecciones con una clara tendencia de que se ganarán por márgenes muy estrechos en cada uno de los Estados claves (de los que aún están en juego).

Sin duda, los asesores y operadores políticos del Presidente Biden, antes de aconsejarle asumir el anuncio de su orden ejecutiva,  debieron de hacer un minucioso análisis de costos y beneficios electorales. Partiendo del principio de que la matemática no miente, se me antoja realizaron la siguientes suma. Si existen hasta un número potencial máximo de 1.1 millones de posibles cónyuges indocumentados beneficiados, de entrada, el Presidente Biden estaría amarrando igual número de votos (los cónyuges ciudadanos de los EU). Y si multiplicamos este número por un factor medio de tres ciudadanos adicionales que comparten lazos familiares (padres, hermanos e hijos) con el cónyuge ciudadano, marido o esposa del cónyuge indocumentado, la suma arroja 3.3 millones de votos adicionales. La suma total arroja un resultado de 4.4 millones de votos para el presidente Biden.

Recientes  proyecciones de casas encuestadoras de alta reputación,  señalan que la elección la decidirán los votantes de los siguientes estados: Nevada, Arizona, Georgia, Wisconsin, Michigan y Pennsylvania. Dichos estados representan un total de 77 votos del colegio electoral por lo que el expresidente Donald Trump y el Presidente Biden se impondrán en cada uno de estas entidades por estrecho margen. En este escenario 4.4 millones de votos pesarán mucho.

Añadiría que en el estado de Florida se daba por hecho que lo ganaría Trump con holgura,  y ahora se abre ante la posibilidad que de forma inesperada lo pueda ganar Biden toda vez que ahí se concentra una cantidad importante de ciudadanos estadunidenses casados con indocumentados (as).

A esto hay que considerar que las caravanas migrantes que desde México buscaban alcanzar la frontera con los EU ya se han reducido a números mínimos y  que los cruces irregulares han caído de forma significativa. Habría que añadir que los republicanos en el Congreso se opusieron a adoptar medidas legislativas que hubiesen cerrado aún más la frontera y reducido a un máximo la posibilidad de obtener la protección del asilo para indocumentados. Esto beneficia más a Biden que a Trump.

Por lo menos ahora, el presidente podrá culpar y atacar al ex-Presidente de ser el responsable principal del desorden que se ha vivido a lo largo de la frontera México/EU.

Aún tenemos un factor político importante:  el hecho de que los conservadores interpondrán demandas ante las cortes federales para bloquear la implementación del decreto ejecutivo de Biden. Aún así, este último gana porque los cónyuges ciudadanos y sus familiares no le perdonará a Trump ser el mayor responsable de dicha maniobra de bloqueo legal a la orden ejecutiva de Biden. Por lo que se debe de asumir que en una mayoría de casos entregarán sus votos al  ocupante de la Casa Blanca.

El factor AMLO y el Gobierno de México

Ha llegado el momento de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aproveche la coyuntura política y tome cartas en el asunto para asegurar el mayor apoyo legal posible a los paisanos que serían sujetos del beneficio que plantea la orden ejecutiva de su colega Biden. De esta forma, ambos mandatarios  podrían garantizar el éxito de este importante programa migratorio.

La pregunta es: ¿ cómo concretar  lo anterior?  El paso más importante deberá de ser ordenar de inmediato, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, a cada uno de los 52 consulados en  EU para que contraten  personal a fin de prestar asistencia legal a los trabajadores indocumentados más necesitados y con menos posibilidades de poder cubrir los costos del proceso migratorio.

Es lo menos que a estas alturas el gobierno mexicano podría hacer por los “héroes de la nación” y de esta forma AMLO compartiría de forma directa en el reconocimiento de ser parte de la jugada política magistral de su colega Biden.

*Juan José Gutiérrez, es doctor en derecho y director ejecutivo de la Coalición derechos plenos para los Inmigrantes.