Borges, uno de “esos pocos intelectuales de derecha, pero independientes de verdad”, afirma el presidente mexicano

August 24, 2019 - por

Borges, uno de “esos pocos intelectuales de derecha, pero independientes de verdad”, afirma el presidente mexicano

Borges, aclamado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador recordó a Jorge Luis Borges como uno de “esos pocos intelectuales de derecha pero independientes de verdad y no fingía”, a 120 años del nacimiento del escritor argentino.

A través de un mensaje en Twitter, el mandatario mexicano señaló se refirió a Borges como “un genio de las ideas y de las letras” y explicó que es del argentino de quien retoma lo de “«innombrable» que se lo aplicaba a Perón”.

“El innombrable” es una una expresión con las que el hoy presidente López Obrador llamaba al expresidente Carlos Salinas de Gortari, misma con la que el escritor, cuya fama de antiperonista lo acompañó toda su vida, se refería al exmandatario argentino Juan Domingo Perón.

Borges, oriundo de Buenos Aires, es reconocido como uno de los escritores más relevantes del siglo XX. Durante su vida publicó ensayos breves, cuentos y poemas, gran parte de su obra la realizó con estando ciego. Desde su nacimiento presentó ceguera progresiva que lo llevó a perder por completo la vista a la edad de 56 años.

Su ceguera influyó en su escritura posterior. Luego de perder la visión, Borges publicó al menos 10 poemarios, tres libros de cuentos y algunos ensayos. Entre sus obras más relevantes figuran ‘Historia universal de la infamia’ y ‘El Aleph’

A pesar de que el escritor siempre se mantuvo escéptico a cualquier ideología religiosa o política, la polémica de haber recibido un doctorado honoris causa a manos del presidente Augusto Pinochet en 1976, se rumora que fue una de las razones por las que fue excluido de obtener el  Premio Nobel de Literatura, al que fue candidato durante casi treinta años.

Visitó México en algunas ocasiones en donde recibió el Premio Alfonso Reyes en 1973 y el Premio Internacional Ollin Yoliztli, de manos del entonces presidente José López Portillo, en 1981.