Calderón me confesó en 2011 que nunca iba a ganar la guerra, dice ex Viceprimer Ministro británico

September 23, 2020 - por

Calderón me confesó en 2011 que nunca iba a ganar la guerra, dice ex Viceprimer Ministro británico

Calderón, comandante de las fuerzas armadas.

La mañana del 29 de marzo de 2011, en la capital mexicana, el entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa confesó al entonces Viceprimer Ministro británico Nick Clegg que la guerra que había iniciado era imposible de ganar. Al alto funcionario de Inglaterra le pareció patético. Así lo revela hoy una exclusiva de VICE News.

“Me causó una gran impresión”, dijo Clegg a la periodista Mattha Busby. “Realmente me golpeó entre los ojos. Hubo alguien que realmente había vivido la guerra contra las drogas, y estaba realmente reducido a la opinión de que nunca jamás se iba a ganar”.

“Sin embargo –agrega Busby en su texto de VICE News–, en la conferencia de prensa posterior a la reunión de la pareja, el exdiputado liberal demócrata dijo que admiraba a Calderón y elogió la ‘valentía que él y su Gobierno han demostrado en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico”.

Calderón también mentiría, cuenta la periodista. En su siguiente Informe de Gobierno, el último, dijo a los mexicanos que él había iniciado el camino hacia la libertad y seguridad del país.

La mañana del 29 de marzo de 2011, en la capital mexicana, el entonces Presidente Felipe Calderón Hinojosa confesó al entonces Viceprimer Ministro británico Nick Clegg que la guerra que había iniciado era imposible de ganar.  Foto: Cuartoscuro.

PATÉTICO

“En el apogeo de la mortal guerra de México contra los cárteles de la droga, su arquitecto en jefe admitió en privado que era ‘imposible de ganarla’ y que ‘legalizar las drogas era la única salida’, según se enteró VICE News. Ese arquitecto es Felipe Calderón, expresidente de México. Calderón no se arrepintió en último Informe de Gobierno de 2012, y proclamó que México había ‘iniciado el camino hacia una vida llena de libertad y seguridad’. Calderón ha defendido incondicionalmente la guerra militarizada contra las drogas, y también dijo en 2018 que no se arrepiente”, inicia el texto de Mattha Busby.

Pero en comentarios privados al entonces Viceprimer Ministro británico Nick Clegg, en 2011, que no se habían dado a conocer hasta ahora, pareció contradecirse. “Calderón se había hecho un nombre en la política mexicana como que iba a ganar la guerra contra las drogas’, dijo a VICE News Clegg, ahora el principal funcionario de relaciones públicas de Facebook y también representante de la Comisión Global de Políticas de Drogas.

“Me dijo: ‘¿Crees que alguna vez habrá una venta regulada de drogas en Gran Bretaña o Estados Unidos? Porque he llegado a la conclusión que hemos pasado años tratando de librar esta guerra contra las drogas que es imposible de ganar. Nunca ganarás a menos que puedas eliminar la criminalidad avanzando hacia la regulación de las drogas”, le contó el exviceprimer Ministro a la periodista. Clegg calificó a Calderón de “patético” cuando se lo dijo.

La historia de VICE News agrega: “El aparente reconocimiento de Calderón de la inutilidad de la guerra contra las drogas, incluso mientras la libraba a todo vapor, planteará serias dudas sobre la legitimidad moral de la campaña militarizada en México, que ha dado lugar al período más violento de la historia del país. Apenas asumió el poder, envió a las Fuerzas Armadas por todo el país para atacar a los cárteles, una política que condujo a una espiral de muertes y beneficios aparentemente escasos con un estimado de 275 mil personas muertas desde 2007”.

Felipe Calderón con las Fuerzas Armadas en Apatzingán, Michoacán, el 3 de enero de 2007, cuando era Presidente de México. Foto: Cuartoscuro.

“Más de 73 mil personas permanecen desaparecidas y se teme que mueran desde aquella declaración de la guerra contra las drogas, con 39 mil cuerpos sin identificar en las morgues del país”, escribe Mattha Busby, quien revela que en un comunicado emitido esta misma semana a VICE News, “Calderón no negó haber hecho los comentarios. Dijo que durante mucho tiempo había planteado la posibilidad de la legalización como una solución a los problemas relacionados con la violencia de las drogas, pero nunca estuvo convencido de sus méritos”.

“El actual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se retiró de la guerra total de Calderón contra los cárteles, que había continuado con su sucesor Enrique Peña Nieto. Sin embargo, los cárteles solo han ganado fuerza y los asesinatos violentos han alcanzado niveles récord. Más de 31 mil personas fueron asesinadas el año pasado. A pesar de las declaraciones de AMLO de que la guerra contra las drogas ha terminado, las fuerzas de seguridad de México continúan persiguiendo a los jefes del narcotráfico”, dice el texto de VICE News.

“Clegg, quien presionó por una política de drogas más liberal en el Reino Unido mientras estuvo en el Gobierno, dijo que su conversación con Calderón la mañana del 29 de marzo de 2011 en la Ciudad de México lo convenció de que la legalización de las drogas es la única respuesta sensata a la creciente demanda global”, detalla Busby.

Calderón dijo a VICE News que las alternativas a la prohibición “incluyendo la regulación o las soluciones impulsadas por el mercado” no deben descartarse como métodos para acabar con la violencia en torno a la producción, distribución y consumo de drogas.

Fotografía del 12 de septiembre de 2012, previo al Día de los Niños Héroes. Foto: Juan Pablo Zamora, Cuartoscuro.

“Aunque he dicho que deberíamos contemplar alternativas a las soluciones penales y legales, no he propuesto abiertamente la legalización porque no estoy seguro”, dijo. “Es necesario actuar con responsabilidad, lo que significa que se deben realizar estudios de antemano sobre las consecuencias sociales y económicas, algunas de las cuales podrían ser desastrosas para las sociedades”